Miles de personas colapsaron las vías de acceso al Parque Nacional del Teide para poder disfrutar de la nieve, a pesar de que los cortes de circulación estaban a muchos kilómetros de distancia del ansiado manto blanco. Ante la prohibición, muchas de esas personas aparcaron su coche en los márgenes de la calzada y subieron caminando. Y es que esa no fue la única opción para acceder al Parque Nacional. En palabras del director insular de Carreteras, Tomás Félix, “algunos irresponsables e inconscientes están saltándose los cortes y entrando por las pistas forestales, poniendo en riesgo su integridad, la de sus acompañantes y la de los propios trabajadores que operan con maquinaria pesada”. Lamenta García Pérez que con esos comportamientos, lo único que logran es retrasar las tareas de limpieza. Se refería a numerosos conductores de todoterrenos, que después divulgaron sus acciones en redes sociales. El área de Medio Ambiente del Cabildo recomendó no transitar por esas vías de tierra, pero estas no estaban cerradas. Guardias civiles de Tráfico, de Seguridad Ciudadana y de otras unidades acudieron al Parque Nacional. Hubo diversas intervenciones y sanciones a algunos infractores. Es decir, que para dichas personas no surtieron efecto ni las recomendaciones de las autoridades de Carreteras ni la normativa para evitar contagios masivos del coronavirus, que incluyen frenar la movilidad y reducir al mínimo las concentraciones de familiares y conocidos.

En las vías de aproximación al Valle de Ucanca existía ayer una importante cantidad de hielo y los equipos de conservación se centraron en su retirada. Tomás García afirmó ayer que hoy “se prevén reabrir todas las carreteras de acceso al Parque Nacional; eso sí, si las temperaturas no bajan mucho y no se vuelven a formar placas heladas”. Los técnicos de la corporación harán una inspección este lunes y, a medida que el estado de las vías lo permita, se quitarán las barreras.

La visión del Teide nevado en todo su esplendor fue ayer una de las imágenes más buscadas por decenas de miles de ciudadanos, con mayor o menor fortuna por la existencia de nubes ligeras en torno al pico a lo largo de la jornada.

Para el director insular de Carreteras, ayer “la situación arriba (en el Parque Nacional)” era “muy peligrosa y debemos evitar incidencias”, por lo que insistió en recomendar que todavía no se suba al Teide.

Los cortes estuvieron a la altura de La Caldera en el acceso desde La Orotava (TF-21); por encima de Vilaflor, en el paraje conocido como Pinto Gordo (TF-21); en la entrada de la zona recreativa de Chío (TF-38), en Guía de Isora; en el enclave forestal de Las Lagunetas en la carretera desde La Laguna y La Esperanza, así como en la subida de Los Loros, por Arafo (TF-523).