Una persona ha fallecido este jueves por la madrugada a bordo de un avión de Brussels Airlines que cubría el trayecto entre la capital de Senegal, Dakar, y la belga, Bruselas, y que tuvo que ser desviado a Gran Canaria para tratar de salvar la vida del pasajero, según han informado los controladores aéreos.

El avión se encontraba al norte de Canarias cuando informó de problemas médicos en uno de los pasajeros a bordo, por lo que los controladores decidieron desviarlo hacia el aeródromo grancanario para que fuera atendido por personal sanitario, si bien nada pudo hacerse para salvarle la vida.

Tal y como han explicado los controladores aéreos en sus redes sociales, se intentó "recortar la maniobra en lo posible" aunque sin que diera fruto, al tiempo que han dado el pésame a sus familiares.