Un conductor y un motorista se saltaron en la madrugada de ayer el toque de queda establecido para contener el coronavirus, sufrieron sendos accidentes y ambos dieron positivo en el test de alcoholemia en Las Palmas de Gran Canaria.

El primero de los accidentes ocurrió en torno a la medianoche cuando el 112 recibió una alerta de un coche que había colisionado contra la mediana en la Avenida Marítima, a la altura de la calle Carvajal. Al lugar acudió una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario (SUC) y la Policía Local. El afectado declinó ser trasladado a un centro sanitario, mientras que los agentes le hicieron la prueba de alcoholemia, con resultado positivo, según informó el cuerpo de seguridad municipal.

Dos horas después, el 112 recibía otro aviso de un motorista que se había salido de la vía en la calle Juan Rejón de La Isleta y había chocado con un contenedor. Al igual que en la primera ocasión, una ambulancia fue movilizada, aunque el afectado no necesitó de asistencia. El test determinó que estaba bajo los efectos del alcohol.

El Gobierno de Canarias ha establecido un toque de queda entre las diez de la noche y las seis de la mañana en Gran Canaria, al estar en nivel 3, para trata de contener la pandemia.