Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los drones, aliados de los delincuentes

Las fuerzas de seguridad vigilan el uso de los nuevos ingenios voladores en tareas de espionaje y robo de datos, en robos de viviendas de lujo y en la distribución de estupefacientes y móviles en varias cárceles españolas

Varios drones y un controlador, dispuestos para ser utilizados en una sesión de entrenamiento.

Varios drones y un controlador, dispuestos para ser utilizados en una sesión de entrenamiento.

La guerra contra la delincuencia se libra ya en el cielo. Los vehículos aéreos no tripulados se han convertido en una importante ayuda en las tareas de salvamento y la lucha contra los incendios forestales, y también tienen gran utilidad para las fuerzas de seguridad en las labores de vigilancia contra el tráfico de drogas y fronterizas. Pero, además, estos ingenios tecnológicos son los nuevos aliados de los delincuentes, especialmente en tiempos de pandemia: se emplean en tareas de espionaje y robo de datos, así como para la distribución de drogas y teléfonos móviles en varias cárceles españolas, sin olvidar la vigilancia de domicilios que quieren robar, sobre todo de futbolistas.

El narcotráfico ha fichado para sus organizaciones a expertos pilotos de estos vehículos

decoration

Ángel di María, jugador del Paris Saint-Germain, es la última víctima de una banda de atracadores que utilizan drones para vigilar sus objetivos: en este caso, la casa del centrocampista a las afueras de París, que fue desvalijada mientras este disputaba un partido. La tecnología permite a los cacos detectar posibles accesos a la vivienda, así como todos los sistemas y las medidas de seguridad de los que dispone el inmueble. Esta vez ni siquiera les importó que hubiera varias personas en el interior, a las que mantuvieron secuestradas mientras duró el robo.

Las fuerzas de seguridad permanecen atentas, especialmente ante la llegada de alguna banda especializada en el robo de viviendas. También preocupa el uso de drones en el tráfico de drogas, que sigue su reconversión particular. El narcosubmarino capturado en Aldán, Galicia, a finales de 2019 fue un capítulo más, pero no es el último, pues los narcos se pasan ahora a los vehículos aéreos no tripulados: difíciles de detectar, tripulados desde tierra y que permiten transportar hasta 25 kilos de droga. Precisamente en Galicia, aunque aún no se ha interceptado ningún vehículo aéreo no tripulado, se teme que estén siendo utilizados para enviar alijos desde barcos a la costa.

Alrededor de 700 ‘mosquitos’ con droga son cazados al año en la frontera de Estados Unidos

decoration

El pasado febrero, la Policía Nacional y la Guardia Civil desarticularon una red dedicada al tráfico internacional de drogas mediante el uso de drones entre Marruecos y Ceuta. En la denominada operación Rond-Hornet, los agentes intervinieron cuatro drones semiindustriales con capacidades de carga desde cuatro hasta 25 kilos y otros tres drones comerciales, que la organización utilizaba para realizar estos transportes cruzando el Estrecho de Gibraltar.

Un miembro del equipo Pegaso de la Guardia Civil hace volar un dron en Pontevedra.

El Servicio de Vigilancia Aduanera fue el primero, hace ya cinco años, en probar en Galicia la utilidad de los drones para localizar embarcaciones sospechosas en alta mar. Ahora los narcotraficantes incorporan a sus organizaciones pilotos de UAV para transportar droga.

‘Mosquitos’ con cocaína

La pandemia ha sumido al mundo en una crisis sin precedentes y el mercado del narcotráfico no es ajeno a ello, según recoge el último informe mundial sobre drogas de la UNODC. Por eso han puesto sus ojos sobre los drones y también sobre la llamada darknet, la internet profunda, para el suministro de drogas. En el mismo informe se advierte de que los traficantes de cocaína están diversificando sus rutas marítimas: Venezuela pasa a un segundo plano mientras Brasil y Uruguay van al alza. La DEA, por su parte, alerta de la utilización de drones, para traficar con cocaína: casi 700 mosquitos –un tipo de dron– son cazados al año con droga en la frontera de Estados Unidos.

Los narcos eligen el dron porque es difícil de detectar y se puede tripular desde tierra

decoration

El uso de drones para burlar las medidas de seguridad de las cárceles también preocupa a los sindicatos de prisiones y a la Guardia Civil, tras descubrirse en 2019 en el patio del centro penitenciario de Alahurín de la Torre paquetes con hachís y un móvil, aparentemente introducidos mediante una de estas aeronaves que apreció estrellada en un campo de fresas. Hubo otro caso en Valdemoro. En enero de 2017, los sindicatos denunciaron que un dron había sobrevolado la cárcel de Teixeiro (A Coruña), aunque entonces no se relacionó el suceso con la intención de introducir productos prohibidos.

Aeronaves no tripuladas intervenidas

  • Siete drones para transportar drogas y armamento fueron intervenidos en febrero en la ‘operación Rond-Hornet’ en Ceuta, que se saldó con una docena de detenidos, entre ellos un experto piloto de aeronaves no tripuladas.

Robos en viviendas de futbolistas

  • El boom de robos en casa de futbolistas, aprovechando cuando disputan un partido, ha creado alarma. Entre las víctimas están jugadores de la talla de Iago Aspas, Morata, Thomas, Isco, Lucas, Benzema y Piqué.

Vía para meter droga y móviles en prisión

  • Algunos drones han burlado la seguridad de las prisiones españolas y han facilitado móviles y droga a los internos. La cárcel de Teixeiro, por ejemplo, fue sobrevolada por un vehículo aéreo no tripulado en 2017.


Compartir el artículo

stats