Durante el desarrollo de un dispositivo para la mejora de la seguridad en las proximidades de los centros educativos de Las Palmas de Gran Canaria, la Policía Nacional procedió a la detención de dos menores de edad, ambos de 17 años, con más de un centenar de pastillas psicotrópicas en la calle Tomás Morales. Uno de ellos se había fugado del centro de menores donde se encontraba tutelado.

La Jefatura Superior de Policía de Canarias informó ayer en un comunicado que los funcionarios se encontraban la mañana del pasado miércoles realizando un dispositivo policial dentro del Plan Director para la convivencia y mejora de la seguridad en los centros educativos y sus entornos como ocurre en la calle Tomás Morales, donde conviven estudiantes de tres institutos y de uno de los campus de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Durante el transcurso de la intervención, los agentes procedieron a identificar a dos jóvenes que se encontraban en la entrada de uno de los centros, que resultaron ser ambos menores de edad, como se precisa en la nota. Durante el cacheo, los policías les intervino más de un centenar de pastillas psicotrópicas destinadas supuestamente a su venta a estudiantes, por lo que fueron finalmente detenidos como presuntos autores de un delito contra la salud pública. Además, precisa el comunicado, uno de ellos se encontraba fugado de un centro de menores donde se encuentra tutelado.

Los hechos ya han sido puestos en conocimiento de la Sección de Menores de la Fiscalía Provincial de Las Palmas, quien ordenó poner a los menores a su disposición en la mañana de ayer.

La Jefatura Superior de Policía indicó que la intervención policial fue llevada a cabo por agentes del Grupo Operativo de Respuesta de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Las Palmas.

El Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y su Entorno viene recogido en la Instrucción 7/2013 de la Secretaría de Estado de Seguridad, donde se hace especial hincapié a la importancia no solo de actuar contra las personas que trafican con drogas en las proximidades de los colegios e institutos, sino también de intervenir de una forma integral con el colectivo educativo para prevenir e informar a los alumnos mediante charlas.