Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pepe Luis Armas y Guillermo Alonso, los pescadores de Antigua fallecidos en el ‘mar del Norte’

«Tragué mucha agua», dijo José Luis Armas antes de morir en brazos de su hijo - El océano arrastró a su compañero Guillermo Alonso, que intentó socorrerlo

Pepe Luis Armas, a la izquierda, junto a Guillermo Alonso, durante una jornada de cacería. | | LP/DLP

Pepe Luis Armas, a la izquierda, junto a Guillermo Alonso, durante una jornada de cacería. | | LP/DLP

La tragedia golpeó ayer de lleno al pueblo de Antigua (Fuerteventura). Dos de sus vecinos más populares fallecieron en la costa oeste, conocida como mar del Norte cuando se encontraban pescando. Eran expertos pescadores, así como perfectos conocedores de la zona y de aquel mar, que curiosamente no presentaba en la jornada de ayer su peor tarjeta de presentación, ya que con mucha frecuencia se muestra muy bravo y peligroso. Un hijo de uno de los fallecidos intentó rescatar al padre, que murió en sus propios brazos.

Guillermo Alonso Torres (Antigua, 1951) y José Luis Armas Fránquiz (Antigua,1957) eran amigos desde niños y compañeros de pesca desde siempre. Unas veces lo hacían en barco y en otras ocasiones desde tierra. Como era costumbre decidieron ayer compartir la jornada de pesca junto a Salvi, un popular atleta hijo de Pepe Luis y técnico de la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Antigua.

Guillermo era un afamado cazador y pescador y había ganado numerosos campeonatos a nivel insular llegando incluso a participar a nivel nacional. Durante muchos años fue trabajador de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura y desde hace unos años estaba jubilado. El presidente de la corporación insular, Sergio Lloret, mostró sus condolencias a la familia. Por su parte, Pepe Luis estuvo muchos años vinculado a una empresa de electricidad.

Momento en que los dos cadáveres de los pescadores llegan al hospital majorero, ayer. | | LP / DLP Antonio Cabrera

Como en numerosas e infinitas ocasiones decidieron ir a pescar a las cercanías de la Caleta del Barco, ubicada entre los límites de los municipios de Betancuria y Puerto del Rosario. Mientras que Guillermo y Pepe Luis decidieron lanzar sus cañas en la Punta de los Peña, Salvi decidió alejarse un poco más al norte buscando otro lugar pesquero.

En un momento dado, según los testimonios recogidos por este periódico, Pepe Luis Armas se resbaló y cayó al agua. Guillermo Alonso trató con su caña de acercársela para que se agarrara,pero el infortunio quiso que también cayera al mar. Tras dar varios gritos alertó a Salvi que corrió a la zona y se lanzó al agua para socorrer a su padre, pero ya estaba agonizando. «Tragué mucha agua», le espetó a su hijo mientras fallecía en sus brazos. A Guillermo vio que se lo tragó el mar.

Ante este panorama, Salvi Armas decidió soltar el cuerpo de su padre para poder salvarse y pedir ayuda. A los pocos minutos los dos cuerpos sin vida flotaban en el agua e introducidos por la marea al interior de una pequeña caleta. Los cadáveres quedaron custodiados por otros pescadores que estaban en la zona y que fueron alertados por Salvi, hasta que llegara el helicóptero y los pudiera rescatar, como así sucedió minutos más tarde.

El alcalde de Antigua, Matías Peña, mostró las condolencias a las familias de los vecinos fallecidos. «La tragedia nos ha golpeado de nuevo con la muerte de dos vecinos pertenecientes a familias del pueblo». Además, añadió que uno de los muertos «es el padre de nuestro técnico en Deportes, así como hermano de tres trabajadores municipales: el encargado general, un chofer y una administrativa, así como de un policía local jubilado, mientras que Guillermo era muy popular entre el colectivo de cazadores y entre la vecindad» del municipio.

Compañeros que conocían a las víctimas no podían creer que hubieran perdido la vida en el mar que tanto conocían. « Es muy raro. Ha tenido que ser un accidente porque ellos conocían con los ojos cerrados cada una de las caletas, las puntas, las corrientes, el romper de las olas... eran unos pescadores expertos», señalaron a este periódico.

Los cadáveres de Guillermo Alonso y Pepe Luis Armas se encuentran en el hospital a la espera de la autopsia.

Una carrera trágica

José Salvador Armas González, conocido popularmente como Salvi, el hijo de Pepe Luis, uno de los pescadores fallecidos, no podrá olvidar la imagen de su padre agonizando en sus brazos y sin poder salvarle la vida, o a su amigo Guillermo cuando era tragado por el mar. Es un deportista muy popular y querido en la Isla, que ayer sufrió mucho en la peor carrera de su vida.

Compartir el artículo

stats