Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un perro muerde a dos bomberos en el incendio de un taller en Vecindario

Los dos miembros del Consorcio resultaron heridos leves | Tres vecinos fueron atendidos

Una de las dos furgonetas afectadas por el incendio en un taller de Vecindario. | | LP/DLP

Una de las dos furgonetas afectadas por el incendio en un taller de Vecindario. | | LP/DLP

Un perro presa canario mordió en la madrugada de ayer a dos bomberos que se encontraban interviniendo en el incendio de un taller en Vecindario, en el que habían rescatado al animal con vida, aunque con quemaduras en el 40% de su cuerpo. En el servicio, tres vecinos tuvieron que ser atendidos por el Servicio de Urgencias Canario (SUC) por intoxicación de humo y ansiedad, además de a los dos miembros del Consocio de Emergencias de Gran Canaria, quienes presentaban heridas de carácter leve.

El fuego se inició en torno a la una de la madrugada. Según declaró el dueño del terreno situado en la calle Fernando Díaz Cutillas a los servicios de emergencias, la palanca de la electricidad se había saltado como había ocurrido en anteriores ocasiones. Sin embargo, esta vez al devolverla a su posición normal se inició un fuego en un lugar indeterminado. Las llamas se propagaron con facilidad debido a la gran cantidad de material inflamable que había en las instalaciones, en la que se acumulaba chatarra y otros materiales, así como dos furgonetas.

El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 movilizó a los bomberos del Consorcio del parque de Arinaga, Policía Local de Santa Lucía de Tirajana, Guardia Civil y una ambulancia de soporte vital básico. Cuando los agentes acudieron al lugar comprobaron que del taller salía abundante humo, por lo que procedieron a desalojar las viviendas adyacentes, entre ellas una con dos personas de movilidad reducida. Los bomberos, por su parte, utilizaron el hidrante de un polideportivo cercano para apagar las llamas.

Los miembros del cuerpo para la extinción de incendios se encontraron con «mucho material combustible», según indicaron fuentes del Consorcio, que añadieron que había «papel textil» y «productos químicos». «Costó mucho apagarlo», añadió. No obstante, los bomberos del parque de Arinaga permanecieron en el lugar más de cuatro horas y tuvieron que recibir el apoyo de sus compañeros de Telde y Puerto Rico.

En un momento de la extinción, estos comprobaron que había un perro en el interior del taller que parecía «medio moribundo». Cuando lo rescataron empezó a recobrar la vida y en un momento comenzó a mostrarse muy agresivo, mordiendo en la mano y en el pie a dos bomberos, atravesando incluso una bota y el equipo de protección individual.

Los dos bomberos fueron atendidos por los sanitarios del SUC en el lugar de los hechos y, posteriormente, trasladados al centro de salud. Ambos resultaron heridos leves. Por su parte, el can fue trasladado a un veterinario, donde se recupera de quemaduras que le afectaron al 40% del cuerpo, según indicaron las mismas fuentes. Otros tres vecinos fueron atendido in situ, dos por intoxicación de humo y otro por ansiedad, según informó el 112.

El incendio se dio por extinguido sobre las seis de la mañana tras utilizar 60.000 litros de agua. Los bomberos mostraron su agradecimiento a los vecinos, quienes colaboraron con los recursos, a una distancia de seguridad prudente, con el tendido de mangueras de más de cien metros de longitud.

Compartir el artículo

stats