Un preso de la cárcel de Juan Grande tuvo que ser rescatado el pasado jueves al intentar prender fuego al colchón ignífugo -aunque provoca una gran cantidad de humo- de su celda en el módulo de aislamiento. Ya este año dos reos han fallecido en el mismo centro por sendos incendios provocados.

Los funcionarios pudieron apagar las llamas ante la presencia del reo, quien ya había protagonizado episodios similares en otras cárceles de la Península. El preso, que ha sido condenado por asesinar dos internos en Alicante y Cádiz, mostró en todo momento una actitud agresiva al portar una piedra. Finalmente, los empleados de la prisión pudieron calmarlo y reducirlo, para posteriormente trasladado a la enfermería del centro penitenciario Las Palmas II.

A lo largo del presente año se han producido al menos cuatro incidentes de este tipo en la misma prisión del sur de Gran Canaria, con el resultado en dos de ellos de fallecimientos de los carcelarios por asfixia, según indicaron las fuentes consultadas.