Prosigue la búsqueda de Kristian y Amantia Toska, de 11 y 10 años. La madre de los menores que están en paradero desconocido ha mandado una carta en la que asegura que "no dejará de luchar hasta dar con ellos". Por el momento, Juzgado de Instrucción número 2 de Santa Cruz de Tenerife ha dictado una orden de detención y presentación del padre de los pequeños, quien podría haber viajado a la isla con ellos sin el permiso de la progenitora.

"Cuando supe que estaba en Tenerife volé hasta allí para colocar carteles de las fotos de mis niños, pero no conseguí nada y tuve que volver a Hamburgo", cuenta en el escrito. Sin embargo, al llegar a Alemania, la policía del país le comunicó que su exmarido estaba siendo investigado.

Asegura que "con el divorcio empezó una guerra sin tregua" y recuerda que el padre ya intentó secuestrarlos una vez.

"A principios de 2014, el tribunal me otorgó el derecho exclusivo de custodia y determinar el lugar de residencia, pero el pare de los niños tenía sus derechos de visita. Intentó llevárselos una primera vez, pero le pillaron. En enero lo consiguió. Llevo casi 8 meses sin ver a mis hijos", dice en la carta y afirma que la última vez que habló con los pequeños fue el pasado 7 de agosto.

Joaquín Amills, presidente de SOS Desaparecidos, afirma que el padre habría amenazado con matar a los niños si acudía a la Policía. Asimismo, dice que la mujer tiene la "esperanza de que su voz sea oída". "Ha sido sometida a una violencia desde 2013 y ha vivido con el constante miedo de que se produjera la sustracción de sus hijos", añade.

"Creo que tenemos que darnos cuenta de que cuando se encienden algunas luces rojas hay que poner remedios. Si hay un intento de falsificación para llevarse a los niños, no puedes dejar que estén en manos de un hombre que ha pretendido llevárselos", ha manifestado Amills. 

Sobre el estado de la madre, añade que "está muy preocupada, los días pasan y no hay novedades ni avances. Estamos hablando de amenazas muy serias y con antecedentes". Igualmente, ha explicado que la mujer agradece la difusión y el compromiso de los medios de comunicación.

Amills también detalló que fue la niña quien envió un mensaje a una amiga suya diciendo que estaba en un sitio donde todo el mundo hablaba español. Por ello, la línea de investigación apunta a que el padre de los dos pequeños pudo haber viajado hasta Tenerife con sus hijos intentando ocultarse en la isla.