Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más rápido que un flash

El denunciado sale por la puerta principal y sube en un coche a toda prisa | Los periodistas fueron avisados de que saldría por otro sitio

Juan Francisco Vargas, en su domicilio..

Algunos sospechan que pasaría y otros no por el comportamiento de Juan Francisco Vargas respecto a no dar facilidades a la hora de hacer declaraciones o en relación a que no sea grabado o fotografiado. El conocido por todos como el padre de Yéremi Vargas optó por su derecho a no declarar ayer ante la titular del Juzgado de Instrucción número tres de San Bartolomé de Tirajana sobre la denuncia por supuesto abuso sexual a una niña de 13 años en Fuerteventura.

«Cuando llegó sobre las 10.00 horas a los juzgados en un coche de la Policía Nacional se acostó en el asiento de atrás para que no fuera visto o grabado», comentaron dos periodistas. El sol estaba radiante, el cielo despejado y los termómetros sobre los 30 grados centígrados durante las diez de la mañana y las dos de la tarde, hora en la que se marchó de los juzgados. La brisa que había a ratos fue bien recibida. Los empleados de una empresa privada que trabaja en el inmueble judicial habían comentado a los reporteros que el acusado saldría «por la rampa» por la que circulan los vehículos policiales, comentó un fotógrafo.

Sin embargo, un turismo paró de repente y delante de la puerta principal del edificio, Vargas salió corriendo, mientras una mujer le avisaba y entraron en el coche que salió velozmente.

Compartir el artículo

stats