Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agresión

"Pedro Cavadas me salvó el brazo, pero esos criminales me han arruinado la vida"

El cirujano evitó que a Roberto Bosch le amputasen el brazo tras un ataque en plena calle, aunque no pudo evitar que el joven perdiese la sensibilidad en esa extremidad

Roberto Bosch, ayer, en el salón de su casa en Xàtiva.

Roberto Bosch, ayer, en el salón de su casa en Xàtiva.

A Roberto Bosch Rodenes le cambió la vida hace un año. Pasó el 13 de septiembre. Paseaba por Valencia tras cenar con su novia, y se dirigían prestos al coche para volver a Xàtiva, a su casa, cumpliendo con las restricciones horarias que por aquel entonces existían. A unos doscientos metros del lugar donde habían aparcado vieron, desde lejos, lo que parecía una pelea entre dos personas. Lo que sucedió luego ocurrió muy rápido: un puñetazo por detrás, unas disculpas, "te he confundido con otro", un anuncio por su parte de que iba a avisar a la policía, y un ataque con cuchillo por respuesta.

Primero con un punzón, que logró esquivar; luego, los chicos que había visto peleándose se acercaron con un cuchillo más grande, un machete. Trataron de ir a por su cuello, que Roberto protegió con su brazo. El golpe le cercenó toda la extremidad, que quedó colgando. Casi desangrado llegó al Hospital Clínic, donde le estabilizaron; tras un paso por el Lluís Alcanyís de Xàtiva, acabó en el 9 d’Octubre, donde el doctor Pedro Cavadas le reconstruyó el brazo. No obstante, su pesadilla solo acababa de empezar. Ahora, un año después, no duda en resumir su experiencia: "El doctor Pedro Cavadas pudo salvarme el brazo, pero aquellos criminales me han arruinado la vida", verbaliza, más indignado que quejumbroso, a Levante-EMV.

Las secuelas de la herida siguen muy presentes, y condicionan la vida de Roberto en la práctica totalidad de sus aspectos. En los mejores días, las consecuencias de la lesión se limitan, entre comillas, a la pérdida total de la sensibilidad en el brazo, que es permanente. "No noto nada. No puedo coger cosas y hacer tareas básicas como limpiar me resultan imposibles. No puedo sacar adelante ningún trabajo que implique el uso de las manos, que son todos", explica. En las peores jornadas, los calambres y dolores que le genera la herida llegan incluso a no dejarle dormir. "He estado cuatro o cinco meses que solo podía descansar media hora o una hora al día. A pesar de tomar muchísimos calmantes. Ha sido desesperante", relata Roberto a este diario.

Bosch, tras ser intervenido por el doctor Pedro Cavadas. Levante-EMV

Poca esperanza de mejora

La perspectiva con que cuenta ahora, según se le explicó en la consulta del doctor Cavadas, es aguardar hasta que pase año y medio desde la operación, para luego valorar qué camino seguir a continuación. Por la evolución vivida hasta ahora, Roberto es pesimista. "El dolor remite poco a poco, pero no noto que el brazo y la mano vayan recuperando la movilidad", señala. A la falta de indicios de mejora se añade la alta sensación de dependencia que le genera la lesión, por la que ya lleva un año de baja, sin haber podido acceder a ningún trabajo. "Mi novia y mi familia me lo están pagando todo, el piso, la luz...". Añade que no ha podido acceder a ningún tipo de ayuda, debido a que no se le ha realizado ningún examen para determinar la invalidez. También debido a lo que considera "una falta de implicación" por parte del juez que lleva su caso —"no me quería escuchar, ni a mí ni a mi novia. Nos despachó muy rápido"—, Roberto aqueja una "sensación de abandono absoluto" por parte de la administración. Su esperanza se deposita, casi exclusivamente, en el hacer de los médicos para poder recuperar su brazo, y su vida.

Una prometedora carrera en la pesca que quedó truncada

Hasta 2019, Roberto Bosch Badenes era una de las figuras más destacadas del territorio en el ámbito de la pesca deportiva. Miembro del CP Xàtiva, logró entre otros trofeos el título de campeón autonómico de pesca en octubre del 2016, con una carpa de seis kilos. También participó en el Concurso Internacional América-Caribe, logró un quinto puesto en el Cinco Naciones de Gran Bretaña de Pesca y participó en el campeonato de España. Tras el ataque sufrido, no ha vuelto a practicar este deporte: "No es solo la pérdida de habilidad en un brazo. Al final resulta un deporte caro, y todo ingreso que tengo ahora va destinado a pagar el piso, la comida y a enseres básicos", explicó a este diario.

Compartir el artículo

stats