Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Restricciones

Desalojan una fiesta universitaria en un local de Gijón por tener el doble del aforo permitido

Desalojan una fiesta universitaria en un local de Gijón por tener el doble del aforo permitido La Policía contó a 634 personas dentro, cuando solo podían entrar 299 | “No hubo un problema de seguridad”, asegura el propietario del negocio

Momentos de la fiesta que desalojaron los agentes en la discoteca junto a la playa de Poniente.

Tensión nocturna en una conocida discoteca próxima a la playa de Poniente, en Gijón. Varios efectivos de la Policía Local acudieron sobre las dos y media de la madrugada de este sábado para desalojar una fiesta universitaria en la que se duplicaba el doble del aforo permitido en el local. Los agentes llegaron a contabilizar a 634 personas en el interior cuando el establecimiento solo tiene permiso para acoger a 299 como máximo. Además, se vendieron entradas que superaban por seis esta cifra por lo que varias personas se quedaron sin poder acceder al anterior a pesar de haber pagado su entrada. El dueño del local asegura que “no hubo un problema de seguridad” y denuncia el retraso de la licencia municipal para validad una ampliación del local que le permitiría acoger a 659 personas. “El retraso en el sector es insoportable y generalizado”, critica.

La fiesta la organizaron alumnos de varios grados en Ingeniería de la Escuela Politécnica para costearse un viaje de estudios. Según fuentes municipales, los mismos clientes del local dieron la llamada de alerta a las autoridades porque varias personas se quedaron sin acceder a la fiesta a pesar de “haber pagado la entrada”. Varias dotaciones de agentes se personaron en la sala, en la que contabilizaron a 634 personas en el interior por lo que multaron al local con una sanción superior a los 3.000 euros. Además, la Policía Local sostiene que la fiesta incumplía “diversas medidas sanitarias para frenar la pandemia. Aunque ya no hay restricciones de horarios ni de aforo, la mascarilla en interiores sigue siendo obligatoria cuando no se consume.

La versión del dueño del local difiere. “Fuimos nosotros los que cancelamos la fiesta al ver que los policías se pusieron en la puerta y no dejaban entrar a nadie”, explica. “Hubo tensión y tratamos de mediar con ellos, pero no se pudo”, añade. Respecto a la normativa contra el coronavirus supuestamente vulnerada, el responsable explica que la sanción fue únicamente por superar el aforo que permite la licencia que tiene vigente. “No hubo ningún problema de seguridad. Este es un local lo suficientemente amplio”, explica.

Este local reabrió antes del verano tras varios meses de obras. Estos trabajos sirvieron para aumentar la capacidad. El titular del negocio explica que ha solicitado el permiso para ampliar de las 299 personas de su licencia actual a las 659. Es decir, más de que las que había la pasada madrugada. Sin embargo, denuncia retrasos en el Ayuntamiento a la hora de actualizar el permiso. “Somos conscientes de que para tener ese aforo debemos tener la licencia. Pero no es de recibo que esta tarde un año. Es algo generalizado en el sector y también con las licencias en general”, zanja.

Compartir el artículo

stats