Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres sospechosos encarcelados

El supuesto plan asesino de las gemelas de Sabadell: "Cloroformo y lo rematamos"

La jueza encierra provisionalmente a Pilar y a Dolores tras descubrir unos mensajes que indican que el pasado 10 de julio actuaron coordinadamente con el autor del crimen para matar a un hombre

Isaac y las gemelas Pilar y Dolores, los tres acusados del crimen de Pedro.

Pedro Fernández murió asesinado en Sabadell la noche del 10 de julio de 2021. Los Mossos d'Esquadra arrestaron a tres personas: Isaac Gil, como autor material de los hechos, y Pilar y Dolores, dos hermanas gemelas que presenciaron los hechos pero no trataron de impedirlos ni avisaron a la Policía y, según los vecinos, ayudaron a ocultar pruebas de la violenta muerte de este hombre de 55 años. Solo Isaac fue encarcelado preventivamente. Los investigadores de la policía catalana sospechaban que las gemelas Vázquez mentían al declarar que todo se había reducido a una pelea entre Isaac y Pedro ante la que no habían podido intervenir, pero no podían demostrarlo. Las dos mujeres recuperaron su libertad tras pasar a disposición judicial. Han estado cinco meses en la calle para desesperación de la familia de Pedro. Este mes de diciembre, sin embargo, los Mossos han hallado finalmente indicios sólidos de que las gemelas actuaron junto a Isaac en la elaboración de una trampa para Pedro y la jueza de Sabadell ha ordenado que también ingresen provisionalmente en la cárcel.

Tales indicios estaban en los teléfonos móviles de los cuatro implicados en esta historia –los tres sospechosos y la víctima–. El análisis de los terminales por parte de los Mossos ha mostrado que las gemelas e Isaac intercambiaron decenas de mensajes y audios de Whatsapp días antes del crimen para "orquestrar" un plan para matar a Pedro, quien además era el novio de Dolores. Con el informe policial en la mano, la magistrada cree que las hermanas Vázquez actuaron con "sangre fría" y, junto a Isaac –quien a su vez era también la pareja sentimental de Pilar–, decidieron cuándo y dónde iba a morir Pedro: el 10 de julio en casa de Dolores. Y así sucedió. Hay muchos audios. En uno, mandado por Pilar a Isaac, esta le pregunta "¿cómo conseguir cloroformo?" y aclara que será para que Dolores "lo duerma" y a continuación "rematarlo". En el mismo mensaje Pilar remarca que debe hacerse "este viernes" y que ella cogerá fiesta en el trabajo. En otro audio Isaac y Pilar estudian también la posibilidad de usar una pistola eléctrica para dejarlo "frito". No constan restos de cloroformo en el organismo de Pedro ni tampoco que usaran el dispositivo eléctrico. En un tercero, los tres se recuerdan que deben disponer de "una manta" para, presumiblemente, enrollar y trasladar el cuerpo.

"Un besazo enorme"

Según los Mossos, el asesinato de Pedro siguió un plan. Dolores invitó al hombre a dormir a su casa el viernes 10 de julio. Esa noche, Dolores mandó a Pedro un audio para pedirle que durmieran juntos y para decirle que lo llamaría para que viniera a su piso cuando terminara la cena en la que se encontraba entonces. Ese audio termina con "un besazo enorme, te quiero". Pedro respondió a ese audio con otro en el que confirmaba que vendría siempre y cuando Dolores estuviera sola. Dolores mintió y dijo que no habría nadie más en el piso. Terminó la cena de Dolores y Pedro se reunió con ella en la casa. Cuando ya dormía en calzoncillos en su cama, Isaac entró en la habitación y lo golpeó en la cabeza brutalmente con una herramienta metálica –una pata de cabra–. Pedro pudo reincorporarse y trató de huir. Perseguido por Isaac, salió del dormitorio, alcanzó la puerta del domicilio y bajó por las escaleras comunitarias. Durante esa escapada, Isaac siguió golpeándolo en el cráneo hasta que logró tumbarlo en el rellano de la tercera planta. La autopsia concluyó que Pedro había recibido al menos 12 golpes, también certificó que no llegó a defenderse: cuanto hizo fue intentar escapar sin éxito de Isaac. Por la mirilla de una puerta, uno de los vecinos de la finca grabó parte de la secuencia.

Isaac instantes después de matar presuntamente a Pedro en una captura de una grabación efectuada a través de la mirilla de uno de los domicilios.

Los primeros agentes de los Mossos que se desplazaron a la calle de Portos de Sabadell aquella madrugada acudieron alertados por una llamada vecinal que aseguraba haber oído golpes en la tercera planta del edificio. Ignoraban que se dirigían al escenario de un crimen, hasta que se toparon con Isaac limpiando manchas de sangre y de masa encefálica en el suelo y en las paredes del rellano. Al preguntar qué había ocurrido, Isaac respondió que se había caído accidentalmente un vecino. Los agentes quisieron ver al supuesto herido y subieron al piso de arriba siguiendo el rastro de sangre. Allí esperaban Pilar y Dolores que intentaron cerrar el paso a la policía. Cuando los uniformados pudieron deshacerse de las mujeres y acceder al domicilio de Dolores, encontraron enrollado en una manta el cuerpo de Pedro, con la cabeza machacada.

Isaac fue arrestado en ese instante. Los investigadores del Grupo de Homicidios, activados tras el macabro hallazgo, también detuvieron a las gemelas Vázquez. Sospechaban que ambas estaban implicadas en la muerte de Pedro pero no estaba claro si su papel se reducía al encubrimiento o si habían participado del crimen. La jueza tras aquella detención las dejó en libertad con medidas cautelares. Hasta este 1 de diciembre, cuando los Mossos han aportado las pruebas halladas en sus teléfonos móviles que, para la magistrada, sostienen que Pilar y Dolores fueron coautoras

Pilar limpia la sangre en una captura de una grabación efectuada a través de la mirilla de uno de los domicilios.

Cinco meses en libertad

Cinco meses después, la familia de la víctima respira algo más tranquila. La exmujer de Pedro, Marina, y la hija que ambos tuvieron han sufrido un calvario durante ese tiempo. Al duelo por la pérdida de Pedro, han sumado el pánico a cruzarse con las gemelas por Sabadell. Un miedo que también han experimentado algunos de los vecinos del barrio. El auto de prisión de las gemelas subraya que ambas “se han enfrentado a la familia y vecinos”. “Dolores y Pilar no han dejado de salir de cañas y de tapas pero mi hija y yo apenas hemos salido de casa porque sabíamos que Dolores nos odia”, cuenta Marina. "Cogía el teléfono de Pedro y me llamaba para insultarme”, recuerda. “Era muy celosa, no podía preguntarle nada sobre nuestra hija porque se enfurecía”, añade. Marina ha contratado los servicios del letrado Juan Pagán. "Lucharé para que se pudran en la cárcel", asegura. Pagán es, además del letrado de la familia, amigo personal de Pedro. El togado dice de él que era "una buena persona" y que "la crueldad" con la que fue asesinado resulta difícilmente explicable.

Pedro Fernández.

Pedro había sido profesor de artes marciales durante 30 años y había trabajado casi toda su vida en una fábrica, un empleo del que se había retirado hacía poco tras una operación de cadera de la que no se recuperó. Cobraba la invalidez y llenaba su tiempo colaborando con asociaciones animalistas, las únicas entidades que han llorado su muerte, lamenta Marina. "Era un hombre ejemplar, que jamás, en 22 años de matrimonio, me puso la mano encima", subraya su exmujer para negar que Pedro fuera asesinado porque maltratara a Dolores, una circunstancia a la que tal vez aludan las gemelas cuando decidan hablar en sede judicial. De lo que hay menos dudas es de que la que mantenían Pedro y Dolores era una "relación tóxica". "Intentamos que se alejara de ella, pero siempre acababa volviendo", explica Marina.

Compartir el artículo

stats