Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Condenado a ocho años por abusar y maltratar a su esposa menor de edad en Castellón

El varón, de 35 años, se casó con la adolescente, de solo 15, en Marruecos

El procesado, con jersey marrón, sentado en el banquillo.

Ocho años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales y de maltrato habitual, así como cinco años posteriores de libertad vigilada. Es la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Castellón a un hombre de origen marroquí y de 40 años por someter sexualmente, controlar y maltratar a una menor de 15 años, con la que contrajo matrimonio en su país natal.

El tribunal, en el apartado de la responsabilidad civil, ha determinado que la víctima deberá ser indemnizada con 30.000 euros.

Los hechos enjuiciados sucedieron a partir del matrimonio en el 2016, según las creencias y la legislación islámica --no estando reconocido en territorio español--.

La pareja se trasladó a Castellón, donde el hombre ya vivía con anterioridad. Fijaron su residencia en la avenida València de la capital y el hombre le advirtió a la menor de que no podía decir que eran matrimonio y le indicó que debía contar que él era su tío.

Hechos probados

A partir de ese momento, tal y como declara probado la sentencia a la que ha tenido acceso este diario, el hombre estableció una actitud de total dominio y control sobre la adolescente.

La menor era obligada a hacer las tareas domésticas y a satisfacer sexualmente a su marido en todo lo que él deseara. El esposo decía cualquier cosa por ella, incluido si iba al instituto o no.

La víctima aceptaba las relaciones íntimas debido a la actitud de autoridad de él, debido a las convicciones religiosas y sociales de la afectada. Estos hechos se prolongaron hasta el 20217, cuando la menor quedó bajo la tutela de la Generalitat Valenciana, tras recibirse por parte de su centro de estudios un informe en el que se indicaban las sospechas de presuntas agresiones sexuales y violencia machista contra ella.

Durante la celebración del juicio el pasado mes de noviembre en la Ciudad de la Justicia de Castellón la adolescente llegó a trasladar al tribunal que, por la educación que ella había recibido, el sexo era un "derecho" del marido y una "obligación" de la mujer.

Declaraciones

El procesado, por su parte, negó malos tratos o violaciones. La defensa insistió en que, tras la denuncia y posterior tutela del Consell a la menor, ella y el procesado habían mantenido conversaciones por Instagram e, incluso, algún encuentro físico.

También declararon en el juicio la directora del centro de menores en el que pasó a vivir la víctima y la psicóloga. "Tenía muchísimo miedo al que era su marido y siempre quería complacer a los demás: quería limpiar, cocinar y demás tareas incluso en el centro", aseveró la responsable.

Ambas comentaron al tribunal que, en una ocasión, llegó un ramo de flores con un peluche y una nota firmada, supuestamente, por el hermano de la menor. Sin embargo, al leer la carta, la niña dijo reconocer términos que empleaba para referirse a ella su marido, quien en esos momentos tenía una orden de alejamiento.

«Este tipo de experiencias dañan severamente a la persona, su sexualidad y tienen consecuencias bastante graves. Ella era una chica sumisa, obediente, inestable emocionalmente e influenciada por su historia de vida», comentó la psicóloga a la fiscal. 

La defensa del ya condenado recurrirá la sentencia de la Audiencia Provincial en casación.

Compartir el artículo

stats