Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perdió a su mujer y a su hijo: así recuerda un vecino el derrumbe de una vivienda en Peñíscola

Bienvenido Cives, el vecino del bloque que perdió a su pareja y a su hijo en la tragedia, asegura que no ha vuelto allí desde entonces

A la izquierda, dos agentes supervisan el lugar tras el trágico derrumbe. A la derecha, el edificio en la actualidad, una vez ha finalizado el desescombro.

Una veintena de viviendas de un edificio de Peñíscola se derrumbó el pasado 25 de agosto, una tragedia que se cobró dos vidas, la de un niño de 14 años y una mujer, pareja de su padre. Seis meses después se han llevado a cabo actuaciones de excavación, desescombro y consolidación en la zona del siniestro.

En diciembre finalizaron los trabajos en el bloque de inmuebles la zona permanece cerrada, a disposición de la Policía Judicial. "Estamos a la espera de que la Agencia Valenciana de Emergencias emita un informe sobre las condiciones de habitabilidad de las viviendas ubicadas en la finca que no se vieron afectadas", apuntó el arquitecto municipal, Ramón Mallasén.

Los vecinos tendrán la última palabra una vez conozcan las causas del suceso y qué actuaciones deben realizarse sobre la parte que no cayó.

Bomberos trabajando en el derrumbe de un edificio de tres plantas en Peñíscola.

La última intervención sobre el terreno consistió en la excavación hasta el sótano, dejando a la vista la cimentación y el arranque de los muros de carga para que los peritos puedan actuar. 

El derrumbe 

Alrededor de las 19.30 horas del miércoles 25 de agosto se produjo el derrumbe de este edificio construido hace tres décadas situado en la urbanización Patios de la zona residencial Font Nova, al sur de Peñíscola. Una veintena de apartamentos quedaron reducidos a escombros, de los 55 que forman la estructura sita en uno de los accesos al parque de la Serra d’Irta.

Decenas de personas salieron de su casa o apartamento aquel día sin saber que, al volver, ya no iban a encontrar nada. 

Una de ellas fue Bienvenido Cives, con quien contactó EL PERIÓDICO Mediterráneo, diario que pertenece a este mismo grupo, seis meses después de que perdiera a su hijo y a su pareja en el derrumbe. Ellos fueron las dos víctimas mortales del suceso, mientras que el hijo de su pareja pudo ser rescatado de entre los escombros en las primeras horas. 

"No he vuelto al edificio desde entonces. Allí se quedaron mis recuerdos, mis herramientas, mi ropa... pero no me hace falta nada"

decoration

"No he vuelto al edificio desde entonces", sentencia. "Allí se quedaron mis recuerdos, mis herramientas, mi ropa... pero no me hace falta nada", sentencia.

"Ese día salí de casa con lo puesto", recordó el afectado. Bienvenido se encontraba en el edificio el mismo día del derrumbe: "Pero era mi día libre y me acerqué a Peñíscola a entregar cupones a unos clientes a las 18.30 horas", narró Cives, que trabaja como vendedor de la ONCE en la zona de Peñíscola, Benicarló y Vinaròs. "Mi pareja vino conmigo a Peñíscola pero se fue a casa en autobús, así que imagino que a los pocos minutos de entrar en el edificio ocurrió el derrumbe".

En el domicilio estaban los hijos de ambos y la mujer. Bienvenido se enteró de la tragedia porque se lo dijeron unos clientes con los que estaba hablando: "Entraron en Facebook y vieron que se había caído un edificio ubicado en Font Nova, cuando me enseñaron la fotografía vi que era mi casa". 

Vive en Vinaròs actualmente

Ahora mismo se encuentra residiendo en Vinaròs, en una de las viviendas que cedió Conselleria a los afectados. "No he tenido noticias nuevas de las autoridades", cuenta. Por el momento vive solo hasta el mes que viene, que recibirá a su hija en casa. «Estaré aquí hasta septiembre, pero no sé si entonces tendré que pagar alquiler o me ofrecerán alquiler con opción a compra, no sé nada", narra. 

"Estaré aquí hasta septiembre, pero no sé si entonces tendré que pagar alquiler o me ofrecerán alquiler con opción a compra, no sé nada"

decoration

Otro de los damnificados a los que se le entregó un piso es al hijo de su pareja, que perdió a su madre en el derrumbe y ahora vive en Vila-real. «Estoy en contacto con él y seguimos a la espera de que nos comuniquen algo acerca de las indemnizaciones por defunción de su madre y mi hijo», confiesa Bienvenido, que no mantiene contacto con los vecinos porque quien se relacionaba con ellos era su pareja. 

Compartir el artículo

stats