Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Secta sexual

Muere en la cárcel el líder de la secta sexual desarticulada en Vistabella, Castellón

Antonio G. L. estaba en prisión provisional en la cárcel de Castelló desde su detención en marzo

Imagen del líder de la secta.

El caso de la secta sexual destapada a mediados de marzo en la localidad de Vistabella (Castellón), en la que presuntamente se cometían actos aberrantes cometidos tanto con adultos como menores de edad, ha dado un giro inesperado, ya que el considerado como líder de esta organización, Antonio G. L., de 64 años, ha fallecido en la cárcelSe investigan las causas del repentino óbito de una persona que aportó pocas claves al asunto, ya que se acogió a su derecho a no declarar. Desde su detención, en una espectacular operación desplegada por la Policía Nacional a mediados de marzo, permanecía en prisión provisional en el centro penitenciario de Castelló, situado en la avenida de l’Alcora.

Una estancia que fuentes consultadas por El Periódico Mediterráneo, diario que pertenece al mismo grupo que este mediocalificaron como complicada. Por un lado, debido a su discapacidad (tenía problemas crecientes de salud, movilidad reducida e iba en silla de ruedas), por lo que en todo momento estuvo en el área de enfermería. Pero sobre todo por presentar una conducta (especialmente en los primeros días) considerada como altiva y prepotente.

Desde que el Juzgado de Instrucción número 6 de Castellón decretara su ingreso en prisión provisional sin fianza, el principal investigado en la trama se mostró «altivo» e «irrespetuoso» con el personal de la prisión, quien lo calificó de "maleducado". Con el paso de los días, este carácter habría cambiado, con mayor predisposición a colaborar, mientras permanecía en la enfermería, e incluso contaba con la ayuda de otro reo para poder hacer frente a sus problemas de movilidad.

En la primera fase de la investigación se calculó que podría enfrentarse a una pena de hasta 80 años de cárcel. Se contabilizaron seis delitos de trata con finalidad laboral, servidumbre doméstica y sexual, en concurso con tres delitos de abusos sexuales con acceso carnal y otros seis de abusos a menores con acceso carnal, según la evaluación de la Fiscalía.

Más encausados

No fue el único encausado, ya que también ingresaron en la cárcel su mujer y su nuera. En total, el número de detenidos ascendió a nueve personas.

El epicentro era el Mas de la Chaparra, un lugar lleno de cámaras de seguridad y ajeno a la vida de la localidad, cuyos vecinos ignoraban el alcance de lo que ocurría en esta vivienda hasta que la Policía Nacional destapó el caso. 

Una muerte que extingue la acción penal

La muerte de Antonio G. L. supone un vuelco en la investigación de este caso, que saltó a la opinión pública hace escasamente dos meses. El motivo es que con la muerte del investigado se extinguen las acciones penales contra él. Para el resto de personas encausadas se mantienen las investigaciones, aunque se preveía que las mayores peticiones de penas fueran contra el líder.

En los registros efectuados a la vivienda se hallaron artilugios sexuales que serían empleados para cometer violaciones y abusos, objetos de tipo religioso y una suma de dinero, además de joyas y objetos de valor de origen dudoso.

Compartir el artículo

stats