Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exclusiva

El padre de la víctima de Igualada: "Mi hija saldrá adelante, pero le va a costar"

El progenitor, ocho meses después de la agresión, rompe su silencio para mandar un mensaje

El padre de la víctima de Igualada: "Mi hija saldrá adelante, pero le va a costar". EPC

La víctima de la violación de Igualada ha declarado este martes en el juzgado que instruye una causa que ha conmocionado a la sociedad. El juez tiene intención de que esta declaración se convierta en una prueba preconstituida, lo cual significará que la joven no tendrá que volver a comparecer y que el proceso judicial por el que su agresor afronta peticiones de cárcel que podrían alcanzar los 26 años seguirá sin su participación.

¿Su hija ha pasado nervios antes de la declaración de este martes? Muchos. Toda la noche sin dormir. Se levantaba cada hora y me decía: “Papá, no quiero ir, qué voy a contar, si no me acuerdo de nada”. 

¿Pero no ha ido tan mal, no? Creo que no. Sé lo que me han contado los psicólogos [ha declarado asistida por profesionales]. Para ella no ha sido fácil. Al salir del juzgado ha tenido que acostarse. 

Ya ha terminado todo… Sí. Por fin [se seca alguna lágrima con un pañuelo por debajo de unas gafas de sol]. Es el momento de ser agradecidos. He pedido permiso a mi hija para hacerlo. 

¿Por eso ha concedido esta entrevista? Sí. No puedo ir uno por uno. Y además, quiero hacerlo públicamente. Comenzando por las enfermeras de la planta 10 de Sant Joan de Déu y por las mujeres de la limpieza, que le traían regalos todos los días y le prepararon una fiesta de cumpleaños en su habitación para celebrar sus 17 años. Y al equipo de cirujanos [ha pasado por seis intervenciones quirúrgicas]. Sobre todo al doctor Palazón, tuvo mucho paciencia conmigo. Es un buen tío, un hombre campechano con manos de oro. Me pidió que dejara de darle las gracias. Pero mientras viva seguiré haciéndolo. 

¿A quién más le toca recibir lo suyo? A los neuropsicólogos, que han cuidado de mi hija a todas horas. A Anna, una trabajadora del juzgado de Manresa que me ha cuidado a mí. Al alcalde Xavi, que se ha ocupado de que pueda reincorporarse a la escuela. Y, sobre todo, al camionero…

¿Al camionero que la encontró en el descampado de IgualadaQuiero dárselas personalmente. Lo buscaré un día de estos. Hasta ahora no podía. ¿Qué le dices al salvador de tu hija? Porque el violador iba a matarla. Esto no fue solo una violación, iba a ser un asesinato pero el camionero lo impidió con su aparición. Creo que el violador vio los faros de su camión acercándose y huyó. Si hubiera tardado solo un poco más, mi hija estaría enterrada, sangraba por todas partes… 

¿Cómo ha tratado su caso la prensa? Se han publicado algunas informaciones que le han hecho daño.  

¿Y cómo han respondido los políticos? Laura Borràs vino al hospital a ver cómo estaba ella. Tuvo ese gesto de dar la cara. Y Tània Verge [‘consellera’ de Igualtat i Feminismes] me ha escrito y llamado casi todos los días. Creo que es muy buena persona. 

¿Y a los Mossos d’Esquadra les corresponde algo de agradecimiento? Claro. Y también tengo que pedirles disculpas. Por lo pesado que he sido. Me pedían paciencia, pero qué paciencia iba a tener yo, quería que lo arrestaran enseguida. Las investigadoras de la UCAS (Unitat Central Agressions Sexuals) nos han apoyado mucho: Esther, Sandra… todas. Venían a vernos al hospital, han hecho compañía a la niña constantemente. Esther me decía: "tranquilo, tarde o temprano, lo encontraremos".

¿Y usted le creía? Cuando ella lo decía, sí. Porque es de las que dice la verdad. 

Cumplieron… El día que iban a arrestarlo se presentaron en casa a las cinco y media de la madrugada. Tocaron el timbre y nos dijeron a mi hija y a mí que tenían que darnos una buena noticia: lo habían encontrado. No querían que lo supiéramos por las noticias. Y después se quedaron con ella hasta las nueve de la noche, todo el día. Incluso la acompañaron al colegio y esperaron fuera. 

¿Cómo vivió ella la detención? Pasó dos semanas muy mal. Tuvo dos ataques de ansiedad y fuimos al hospital para que le cambiaran la medicación. 

¿Cómo está su hija ahora? A mi hija la han destrozado. Han tenido que coserla de arriba abajo. Tiene pinchazos de dolor en la cabeza y en el abdomen, le ha quedado un tapón en un oído como el que provocan los cambios de presión, le cuesta más memorizar las cosas…

¿Pero eso mejorará? Lo de la memoria dicen los médicos que como es joven y sigue estudiando, sí. Lo otro, ya veremos. Pero le van a quedar secuelas, y eso que por fortuna no recuerda nada de lo que sucedió. 

¿Saldrá adelante? Mi hija saldrá adelante, pero le va a costar. 

¿Qué ha sido lo peor? La gente te dice que se pone en su lugar pero eso no es verdad. Nadie puede ponerse en el lugar de mi hija, de lo que ha pasado. Durante meses ha tenido que hacer sus necesidades en una bolsa que yo tenía que cambiarle dos o tres veces al día. Ha sido un drama. Pero bueno, esa parte, ya ha pasado. Y después de la declaración de esta mañana, su participación en el proceso judicial también ha terminado. Por fin la dejaran en paz, que es solo una niña. 

¿Ha habido algo bueno? Que antes de esto yo pensaba que el mundo era más malo. Y ahora he descubierto que hay gente que tiene un gran corazón. 

Compartir el artículo

stats