Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

El fiscal evidencia las contradicciones del acusado de acosar e incitar a un menor a suicidarse

El Ministerio pide para el procesado 12 años por presunto delito de homicidio por acosarle y amenazarles hasta provocar que el chico se quitara la vida

Juicio con jurado en la Ciudad de la Justicia de Castellón. Frank Palace

Es la principal prueba de cargo contra el acusado de presuntamente acosar, hostigar y amenazar a un menor de Villarreal hasta provocar que se quitara la vida. De ahí que las conversaciones de WhatsApp hayan centrado la primera sesión del juicio con jurado que se sigue en la Audiencia Provincial de Castellón contra un hombre de 62 años, V. P., de Moncofa que se enfrenta a 12 años de prisión por un presunto delito de homicidio, según defiende el Ministerio Fiscal y la acusación particular que ejercen los padres y el hermano del joven de 17 años que falleció hace seis años tras precipitarse al vacío.

Tras la lectura de los escritos de todas las partes y diversas aclaraciones al jurado, el procesado declaró ante la sala, tras haberse negado durante el procedimiento a prestar declaración. El acusado negó la autoría de la conversación con el joven, a pesar de que como puso de manifiesto el fiscal sí la reconoció años atrás en una entrevista con la psicóloga y trabajadora social con las que se entrevistó cuando fue arrestado. "Siento mucho lo que ha pasado, llevo la carga emocional desde que se me señala como culpable no porque yo lo hubiera hecho. Nunca tuve conversaciones con el fallecido", aseguró al tiempo que reconoció que la conversación llena de amenazas y acusaciones con el menor se mantuvo desde un número que es el de su teléfono móvil.

"No contacté con él. No suelo utilizar el WhatsApp", insistió V. P., quien se encuentra en libertad por esta causa.

La defensa, que pide la libre absolución, mantiene que el menor y el acusado no se conocían de nada y pone en duda que la cadena de custodia del teléfono móvil se cumpliera al considerar que se trata de una prueba incompleta. "Está sentado de forma injusta, ha vivido seis años de calvario", aseguró su abogada.

Declaración del instructor del caso

Tras la declaración del procesado, fue el turno de los agentes que acudieron al lugar de los hechos, así como del policía nacional que se encargó de la investigación del caso. El agente defendió la autenticidad de las conversaciones en cuestión y defendió en todo momento que se respetó la cadena de custodia del teléfono móvil que portaba el menor cuando se suicidó. Además, contó a la sala que fue la prima del menor quien le contó que este le había dicho que lo estaban amenazando.

En la calificación fiscal se recoge que el adolescente llegó a recibir más de un centenar de mensajes del procesado en un intervalo de tan solo siete horas, con ánimo de amedrentarlo. Al parecer, el adulto y el menor podrían haber tenido algún tipo de contacto de tipo sexual a través del teléfono, por lo que el investigado comenzó a escribirle, diciéndole: "Tengo toda la conversación en el móvil y lo voy a publicar con tu número", "saltarás de alegría cuando todo esto salga a la luz" o "te voy a enseñar a no fastidiar y a no hacer perder el tiempo a los que nos dedicamos a esto".

Mensajes para amedrantar

El menor ya fallecido le pidió reiteradas disculpas al procesado en cerca de 50 mensajes, sin embargo este no dejó de dirigirle frases como: "Te pondré una demanda y tendrás que venir acompañado de tus padres", "cuando se hace esto es para follar, así que atente a las consecuencias" y "¿si yo te hiciera ahora chantaje, qué harías?".

El fiscal relata en su escrito que el adulto, sabedor de la angustia y desasosiego que estaba causando en el menor, hasta el extremo de querer quitarse la vida, y aceptando conscientemente que el adolescente acabara suicidándose como le había anunciado, continuó mandándole mensajes. "Tú te metiste en este problema y lo vas a pagar", le dijo el adulto al joven, siguiendo con expresiones tales como "si te suicidas les dejarás el marrón a tus padres y mi abogado leerá tu conversación conmigo delante de ellos" o "por meterte en una página para mayores voy a tu familia", tal y como consta en el escrito provisional de Fiscalía.

Según sostiene el fiscal en su escrito, incluso después de haberse quitado la vida, el acusado siguió enviando mensajes similares a los anteriores e incluso fotografías simulando haberle denunciado en la Ciudad de la Justicia de Castellón. Además de la pena de 12 años de cárcel, la Fiscalía propone que indemnice al padre y a la madre del menor fallecido en la cantidad de 73.000 euros a cada uno y al hermano con 27.000 más.

El juicio durará hasta el lunes, cuando el jurado se reunirá para deliberar y dar su veredicto. 

"Tenemos esperanza en que se haga justicia"

"Tenemos esperanza en que se haga justicia, quien lo ha hecho debe pagarlo", señaló una tía del menor fallecido, que estuvo siguiendo el juicio con lágrimas en los ojos desde la sala. "Ahora que no mienta y diga chorradas, cómo le va a quitar alguien el móvil durante horas sin él saberlo", señaló la mujer.

Este miércoles está previsto que declaren los padres del menor así como el hermano del fallecido. El Ministerio Público pide para ellos una responsabilidad civil de 170.000 euros.

Compartir el artículo

stats