La actriz Anne Heche murió este viernes después de que el pasado 5 de agosto sufriera un aparatoso accidente de tráfico en Los Ángeles (EE UU). Su familia asumió esta semana que no iba a sobrevivir, dado que su estado era "extremadamente crítico".

Las primeras informaciones del accidente las aportó CNN unas horas después de producirse, afirmando que la intérprete, de 53 años, se había estrellado contra una pequeña casa en el 1.700 de la avenida Walgrove, en la zona de Mar Vista al oeste de Los Ángeles, y que había tenido que ser trasladada de urgencia al hospital con graves lesiones. TMZ compartió un vídeo del traslado en la ambulancia en el que se veía, además, el deplorable estado de la vivienda contra la que impactó el vehículo.

La protagonista de Seis días y siete noches conducía a gran velocidad un MiniCooper azul que, tras estamparse contra el edificio, quedó totalmente destrozado, estallando después en llamas y provocando un incendio. Unos minutos antes de la brutal colisión trascendió que la actriz había tenido otro accidente en el mismo complejo residencial, chocando contra el garaje de otra casa y perdiendo el control de su coche.

En coma y con escasas esperanzas de vida

La intérprete perdió el conocimiento mientras era trasladada al centro hospitalario y, desde entonces, no volvió a recuperarlo. De hecho, su estado era bastante preocupante, y su familia pretendía desconectarla luego de que se le hubiera diagnosticado muerte cerebral.

"Lamentablemente, debido a su accidente, Anne Heche ha sufrido una grave lesión cerebral anóxica y permanece en coma, en estado crítico. No se espera que sobreviva", declaró este jueves un representante de los allegados de Heche, que permanecieron a su lado en el centro de quemados del hospital de West Hills. Allí ingresó con "una lesión pulmonar que requería ventilación mecánica y quemaduras que requerían intervención quirúrgica".

Consideraron una buena decisión donar sus órganos, ya que es lo que Heche querría: "Hace tiempo que ella decidió donar sus órganos, y se la mantiene con soporte vital hasta determinar si alguno es viable. (...) Anne tenía un gran corazón y conmovía al mundo con su espíritu generoso. Más que su talento extraordinario, consideraba que difundir la bondad y la alegría era el trabajo de su vida. Se le recordará por su valiente honestidad y se le echará de menos por su luz".

El hospital se plantea conceder a Heche el Paseo de Honor, dedicado a los pacientes donantes, cuando se la traslade al quirófano por última vez. 

Los análisis indican que Heche había consumido narcóticos

El Departamento de Policía de Los Ángeles investiga el suceso como un supuesto delito grave de DUI (Driving under the influence, o conducir bajo los efectos del alcohol u otras sustancias). Poco después de producirse el accidente, se recibió la orden de analizar la sangre de la actriz para ver si estaba bajo la influencia de drogas o alcohol.

"Recibimos una orden del mismo día del accidente de tráfico, que fue el 5 de agosto. La orden era para extraer sangre y se está realizando una investigación mientras se esperan los resultados del análisis", dijo un representante de la Policía de Los Ángeles a Page Six. Por el momento, se ha confirmado, tras un análisis de sangre, que había narcóticos en el organismo de Heche.

El vehículo atravesó "casi todo" el edificio

El carácter de delito grave se debe a que podría haber víctimas, además de la propia actriz, después de que una mujer denunciara haber resultado herida y haber necesitado asistencia médica después de que Heche se estrellara contra su casa.

El automóvil de Heche atravesó "casi toda" la vivienda contra la que se empotró, según los testigos, y "casi inmediatamente" se incendió.