La mujer encontrada muerta esta madrugada en una caseta de electricidad abandonada en Sevilla murió apuñalada, con la misma arma con la que el hombre encontrado muerto junto a ella se habría quitado la vida, por lo que el crimen se investiga como violencia de género.

La Policía Nacional ha informado de que la mujer ha muerto por las heridas causadas por un apuñalamiento con cuchillo de grandes dimensiones, y el hombre, posteriormente, se habría quitado la vida con la misma arma homicida.

Por ello, los primeros indicios apuntan a un posible caso de violencia de género, y se ha dado cuenta de ello a la comisión de seguimiento de estos casos. Los dos eran nacidos en Sevilla y de unos 44 años.