Horror: Una pareja con hijos se decapita en un ritual con una guillotina casera

La pareja dejó una nota de suicidio dirigida a sus dos hijos y a sus padres en la que, según fuentes policiales, pedían a sus familiares que cuidaran de sus pequeños

Imagen de archivo de una guillotina

Imagen de archivo de una guillotina

C. G.

El hallazgo de los cuerpos sin vida de Hemubhai y Makwana Makwana, una pareja de la India, ha conmocionado al mundo. La policía local ha informado que se trata de un posible ritual de sacrificio humano llevado a cabo por la propia pareja, en el que ambos se decapitaron con un mecanismo casero similar a una guillotina y cuyas cabezas rodaron hacia un altar de fuego.

Investigación

El suceso tuvo lugar en la ciudad de Vinchhiya, en el estado de Gujarat, al oeste de la India. La policía ha revelado que la pareja dejó una nota de suicidio en la que pedían a sus familiares que cuidaran de sus hijos, dejando atrás un mensaje que evidencia el carácter premeditado del acto.

Si bien este tipo de rituales no son comunes en la India, en áreas remotas y tribus aisladas que aún practican la brujería se siguen registrando ocasionalmente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las víctimas son terceras personas y no los propios autores.

El caso ha llamado la atención de los medios internacionales y ha generado gran preocupación. A principios de este mes, la policía india arrestó a cinco hombres por el asesinato de Shanti Shaw, una mujer de 64 años que fue decapitada con un machete dentro de un templo hindú en el estado nororiental indio de Assam en 2019. Según informes, un total de 12 personas están involucradas en el asesinato.

La policía local ha confirmado que está investigando el suceso como un posible caso de sacrificio humano y ha expresado su conmoción ante la tragedia. La pareja deja atrás a dos hijos pequeños y sus padres, que han recibido la noticia con dolor y sorpresa.

Aún se practican en algunas zonas

Aunque los rituales de sacrificio humano son poco comunes en la India, aún se practican en algunas partes del país. En muchas tribus aisladas, la brujería es una práctica común y se cree que los sacrificios humanos pueden traer buena suerte o beneficios en la vida después de la muerte. Sin embargo, estos rituales son ilegales y están penalizados por la ley india.

El suceso ha conmocionado a la comunidad internacional y ha vuelto a poner de manifiesto la necesidad de educar sobre la importancia de los derechos humanos y el respeto a la vida. La policía india ha asegurado que seguirá investigando el caso y que trabajará para garantizar que los responsables sean llevados ante la justicia.