Amputan las piernas y las manos a una joven por una bacteria

La joven de 25 años enfrenta un cambio drástico en su vida tras una infección bacteriana que la llevó al borde de la muerte: "le dijeron a mis padres que se despidieran", afirma

Amputan las piernas y las manos a una joven por una bacteria

Amputan las piernas y las manos a una joven por una bacteria

La vida de Carla, una joven de 25 años de Valencia, cambió drásticamente cuando una infección bacteriana severa la llevó a perder sus manos y piernas. Lo que comenzó como una sencilla intervención médica para quitarle un bulto en la ingle, terminó en una lucha desesperada por su vida.

Tras la intervención, Carla fue dada de alta, pero pronto comenzó a experimentar vómitos y diarrea intensos. A pesar de regresar al hospital, los médicos no lograron identificar la causa de sus síntomas en las primeras visitas, lo que resultó en un diagnóstico tardío. Este retraso permitió que la bacteria se propagara sin control por su cuerpo.

Ingreso en la UCI y complicaciones

Finalmente, tras su tercer ingreso en el hospital, los médicos diagnosticaron una infección bacteriana grave y decidieron ingresarla en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). "Los médicos decidieron subirme a la UCI para tenrme más controlada", explicó Carla en el programa de Antena 3 'Y Ahora Sonsoles'. Poco después, fue inducida en coma.

Carla, entrevistada en el programa de Antena 3 'Y ahora Sonsoles'

Carla, entrevistada en el programa de Antena 3 'Y ahora Sonsoles' / Antena 3

Durante su estancia en la UCI, Carla sufrió varias paradas cardiorrespiratorias que complicaron aún más su situación. A los doce días de despertarse del coma, descubrió que no sentía sus manos ni pies. "Los médicos fueron explicándome poco a poco lo que me había pasado", relató.

La bacteria había causado un fallo multiorgánico, poniendo en peligro su vida de forma extrema. "La médico llegó a decirles a mis padres que pasaran a despedirse de mí. Porque yo no salía de ahí", recordó Carla. Finalmente, los médicos se vieron obligados a amputar sus extremidades para salvar su vida.

Adaptación y esperanza

A pesar de la pérdida de sus manos y piernas, Carla se mantiene optimista y esperanzada. "Llegué el lunes a casa sin mis manos ni mis pies", comentó. Ahora, su objetivo es adaptarse a su nueva realidad y seguir adelante con su vida, incluyendo su pasión por montar a caballo.

"Quiero que esto se vea porque es un problema que cada día sucede más. Antes la gente se moría y ahora un 5% de la población sobrevivimos", señaló, subrayando la importancia de la concienciación sobre las infecciones bacterianas.

Las bacterias pueden causar daños severos y, en casos extremos, llevar a la necesidad de amputar partes del cuerpo. Algunas infecciones bacterianas pueden propagarse rápidamente y ser letales si no se tratan a tiempo.

Descubren que el 'Staphylococcus aureus' puede causar picor actuando directamente sobre las células nerviosas

Descubren que el 'Staphylococcus aureus' puede causar picor actuando directamente sobre las células nerviosas / La Provincia

Infecciones bacterianas graves

  • Staphylococcus aureus: Esta bacteria, especialmente su variante resistente a meticilina (MRSA), puede causar infecciones graves de la piel y tejidos blandos.
  • Clostridium perfringens: Responsable de la gangrena gaseosa, esta bacteria provoca la destrucción rápida del tejido muscular, a menudo requiriendo amputación para salvar la vida del paciente.
  • Sepsis: Las infecciones bacterianas pueden llevar a la sepsis, una respuesta inflamatoria extrema que puede causar daño a órganos y tejidos. En casos severos, la sepsis puede resultar en la necesidad de amputaciones para evitar la propagación de la infección.
La sepsis es más letal que un infarto. Por cada hora que pasa, la probabilidad de morir aumenta más de un 7 %.

La sepsis es más letal que un infarto. Por cada hora que pasa, la probabilidad de morir aumenta más de un 7 %. / La Provincia

Prevención y tratamiento

Para minimizar el riesgo de infecciones bacterianas graves, es crucial mantener una buena higiene, tratar las heridas de manera adecuada y rápida, y seguir las recomendaciones médicas al pie de la letra. El uso responsable de antibióticos también es vital para prevenir la resistencia bacteriana.

Carla, a pesar de su experiencia traumática, se erige como un ejemplo de resiliencia y esperanza. Su historia es un recordatorio de la importancia de la atención médica adecuada y la rapidez en el tratamiento de infecciones para evitar consecuencias devastadoras.