Agentes de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional descargaron a primera hora de la tarde de ayer en el puerto de Vigo, en la provincia gallega de Pontevedra, un total de 90 fardos con 2.800 kilogramos de cocaína, que fueron intervenidos en un velero al norte de las islas Azores durante una operación que ha servido para desarticular una importante organización criminal internacional afincada en la Costa del Sol y con vínculos con el narcotráfico gallego.

El velero que fue interceptado, con el nombre Goldwasser y que había partido hacia el Caribe, fue comprado en Canarias, después de que el primero barco elegido tuvo diversas averías.

El abordaje del velero, realizado por una dotación de asalto del buque Petrel' de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, con apoyo de agentes de Policía Nacional, tuvo lugar sobre las nueve de la noche del pasado día 8 y se saldó con la detención de sus dos tripulantes, uno dominicano y el otro estadounidense, los cuales fueron sacados esposados ayer del Petrel.

La operación, denominada Midas-Ballestrinque, ha permitido la desarticulación de una organización contrabandista vinculada al narcotráfico gallego y afincada en el área de la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar, además de la detención en las localidades malagueñas de Mijas y Fuengirola de tres miembros de la organización, dos de ellos holandeses y el otro sueco, entre los que se encuentra su cabecilla.

La operación continúa abierta y la investigación se centra en los narcotransportistas o lancheros gallegos, según Emilio Rodríguez, jefe de Greco Galicia de la Udyco central de la Policía Nacional, que no descarta que se produzcan más detenciones, ya que «existen datos concretos, reales, objetivos, que vinculan la investigación con narcos gallegos».

«La primera inteligencia» de esta operación, según Rodríguez, se produjo en 2019, por lo que han sido necesarios casi dos años de trabajo para conseguir desarticular una organización que se dedicaba a la introducción de importantes cantidades de estupefaciente en Europa a bordo de embarcaciones recreativas.

La organización estaba siendo investigada tanto por la Agencia Tributaria como por Policía Nacional, lo que llevó a acordar en el Citco (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado) la investigación conjunta por parte de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Málaga y Canarias, y Greco Costa del Sol y Udyco Central.

Tras sospechar que el velero había cargado cocaína e iniciaba el regreso a España, se solicitó a Alemania, país de abanderamiento del velero, autorización para proceder a su abordaje antes de que pudiera trasbordar la droga a otra embarcación. El abordaje se llevó a cabo con unas condiciones meteorológicas «extremadamente adversas» a causa del huracán Sam, pero cuando se realizó los tripulantes del velero no opusieron resistencia.

A continuación, el Petrel inició el remolque del Goldwasser y puso rumbo al puerto de Vigo, por ser el más cercano al lugar donde se produjo el abordaje, donde se procedió al pesaje y desembarco de la droga.

En los registros de los domicilios de las tres personas detenidas en Málaga, los agentes se incautaron de 34.600 euros en efectivo, una pistola, teléfonos móviles que utilizaban para sus comunicaciones, una moto y tres vehículos de gran cilindrada y alta gama, así como diversa documentación para su estudio y análisis.

La organización, según la Policía Nacional, optó por veleros para transportar la droga tanto por sus posibilidades de carga como por su capacidad para pasar desapercibidos, ya que es habitual que se utilicen en travesías transoceánicas por el Atlántico. Para ello, la organización disponía de experimentados patrones.