Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una toxicómana mata a puñaladas a una vecina de su bloque en La Paterna

Yaiza, de 42 años, madre de cuatro hijos, acaba con la vida de Rosa, viuda, de 70 | «Era muy querida y la bondad personificada», aseguran sus vecinos

Rosa, la mujer fallecida en La Paterna. LP/DLP

Sorpresa, indignación e incomprensión. Estos son los principales sentimientos que tiene la mayoría de los vecinos del barrio de La Paterna, en Las Palmas de Gran Canaria, y en especial los de la torre de once plantas y de 88 viviendas del bloque número siete, que se encuentra en el número 60 de la calle Manuel de Falla. Todo ello por la trágica pérdida de la vecina Rosa, de 70 años, que se produjo durante la noche del pasado martes. «Ella era la bondad personificada. La persona más vulnerable». Así la definió otro residente del mismo inmueble.

Yaiza, toxicómana, de unos 42 años, que reside en la novena planta del bloque 7, con su padre, enfermo y frágil de salud, y con sus dos hijos menores de edad, aunque tiene otros dos ya mayores, fue detenida por la Policía Nacional al mediodía del pasado miércoles, presuntamente por haber matado a puñaladas a Rosa, que vivía sola en su piso de la octava planta del mismo inmueble.

La víctima era pensionista y viuda, tras fallecer por enfermedad su marido hace menos de dos meses. Sus dos hijos la visitaban con frecuencia en su casa. Era tía de la desaparecida Sara Morales, vista por última vez hace quince años, el 30 de julio de 2006.

Varios vecinos alertaron al escuchar ruidos y ver a la sospechosa salir con manchas de sangre

decoration

El homicidio de Rosa se produjo supuestamente entre las 21.30 y 22.00 horas del pasado martes en su vivienda. Varios vecinos del mismo edificio escucharon ruidos y vieron poco después cómo se marchaba Yaiza del bloque con varios objetos y, al parecer, con manchas de sangre. Además, el edificio cuenta con cámaras de seguridad en el portal y en todas las dependencias comunes, como la mayoría de los inmuebles del barrio.

Policías nacionales y forenses estuvieron el pasado miércoles y anteayer en el lugar donde se produjo la muerte y en distintos lugares del edificio y de sus alrededores para sus indagaciones y la recogida de las pruebas.

La supuesta autora comparecerá previsiblemente hoy sábado ante la autoridad judicial. La sospechosa se había entregado el miércoles en la Jefatura Superior de Policía de Canarias, al saber que estaba siendo buscada por los agentes y que varios testigos indicaban que era ella la persona que supuestamente había cometido el homicidio.

Los vecinos no se explican qué pudo ocurrir . Hay más preguntas que respuestas. «Las únicas personas que saben por qué paso son ellas, Yaiza y Rosa», resaltaba un residente en el mismo inmueble.

«Sabemos que habían sido amigas, pero desconocemos si lo eran en la actualidad. Tenemos nuestras hipótesis», agregó.

Edificio en el que ocurrieron los hechos en La Paterna. Juan Castro

Otro vecino, de entre unos 30 y 40 años, declaró que «lo importante es la Justicia, que se aclare lo pasó en el piso de Rosa. Si no ella [Yaiza] no se hubiese entregado a la Policía Nacional, y la hubiéramos visto, igual alguno se hubiese hecho la justicia por su mano. Y tampoco se trata de eso»

Otro residente, de entre 50 y 60 años, manifestó con rotundidad: «No había motivos para matarla. Era Rosa la bondad personificada. Daba ayuda a cualquiera que se lo pidiese. Estaba en una ONG [Organización no gubernamental] y colaboraba con varias. Era también un primor. Fue la persona equivocada. Era muy querida por todos, no sólo por los que estamos en el mismo edificio, sino por muchos de La Paterna que la conocíamos. Ella vivía en este bloque desde que se construyó, hace algo más de treinta años».

Esta misma persona destacó lo mucho que bregó Rosa en su existencia. «Superó varios cánceres y luchó, aguantó y cuidó a su marido por sus enfermedades, y por otras cosas que le pasaron en su vida. Era un ejemplo para todos», concluyó. Las declaraciones de este vecino no se quedaron en los elogios a favor de la fallecida. «En este edificio, con 88 viviendas, vivimos muchas personas, más de trescientas, y no hay delincuentes, sino mucha gente honrada, trabajadora y pensionista. Hemos superado los males tiempos que hubo antes. Y ahora estamos muy molestos por lo que ha pasado en la casa de Rosa, claro que sí. Pero ella [en referencia a Yaiza] es la que se ha echado a perder».

Por otro lado, tras ocurrir la trágica muerte de la vecina y la detención de la presunta autora, los hijos pequeños de Yaiza, que tienen entre 5 y 9 años, están a cargo de uno de los otros dos hermanos mayores, que tienen más de veinte años.

La víctima de La Paterna

La sorpresa y consternación eran evidentes anoche entre vecinos y vecinas del bloque número siete, el número 60 de la calle Manuel de Falla. El homicidio de Rosa, de 70 años, y que llevaba más de treinta viviendo en el mismo edificio, ha vuelto a sacar .los peores fantasmas de otros tiempos en la zona . La presunta autora, Yaiza, residía en la novena planta. En las imágenes, arriba, el edificio donde ocurrieron los hechos, en la vivienda de la fallecida, exactamente en la octava planta; y abajo, a la izquierda, la víctima, Rosa. | M.Á.M

Compartir el artículo

stats