Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Lomo La Presa no encuentran explicación a la tragedia: "Era una familia súper noble"

Calle Lomo de la Presa, en la zona de El Salobre, donde un menor mató a un hombre

Grandes muros separan la calle principal del interior de las edificaciones, garantizando la intimidad en el interior. Este es el paisaje de este núcleo residencial de fincas de distintos tamaños y diferentes lujos que se suceden en Lomo La Presa.

La muerte del hombre sucedió en una zona rural que ha ido creciendo sin una organización urbanística en San Bartolome de Tirajana durante las últimas décadas hasta alcanzar una amplio número de residentes. Se sitúa entre El Tablero y las villas de lujo de El Salobre, a unos kilómetros del centro comercial de la zona, con unas carencias visibles de servicios públicos, incluido el alumbrado público y con unas carreteras en las que apenas cabe un vehículo.

A ambos lados de la estrecha calle de Lomo La Presa se han ido levantando durante las últimas décadas grandes fincas amuralladas, con viviendas y actividades en su interior. La zona da pie a lograr una gran tranquilidad, que se vio alterada en la tarde de lunes por la presencia de policías y personal sanitario en la zona.

En este lugar tenía lugar la muerte violenta del ciudadano alemán de 54 años, que han causado una gran sorpresa entre los vecinos de la zona.

«Es una familia que lleva toda la viva viviendo aquí, y son súper nobles y nada conflictivos, nunca había habido problemas».

Una vecina apuntaba ayer que la familia del supuesto autor de los hechos es una de las primeras que colonizaron la zona. Un hecho que pudo tener lugar hacer tres o cuatro décadas. Y solo habla de ellos como personas tranquilas. De ahí que la sorpresa de lo sucedido sea mayor, sin querer entrar en detalles de los posibles motivos que llevaron al adolescente a agredir al ciudadano alemán, que también llevaba unos años residiendo en la misma zona, y al que se le reconocía por salir a pasear a sus perros por los alrededores de Lomo La Presa.

Nadie sabe aclarar si pudo existir algún encontronazo previo entre ambas partes. Pero sí señalan que la abuela tampoco se metía en problemas, porque es una persona «tranquila».

La casa donde pudieron suceder los hechos es una enorme finca con edificaciones en su interior, en el que viven muchas personas, según otra persona de la zona, sin entrar tampoco en dar más detalles.

El adolescente es el menor de varios hermanos, según el testimonio de una amiga de la familia, que no puede ocultar el impacto que le ha causado el suceso, y sin saber el origen de lo sucedido. «Es una pena lo que ha pasado; esto es algo desafortunado», señala, sin dar crédito a lo ocurrido.

Compartir el artículo

stats