El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Santa Cruz de Tenerife ha decretado el sobreseimiento provisional de la causa sobre el doble asesinato de Anna y Olivia hasta tanto sea hallado su padre y presunto homicida, Tomás Gimeno.

La magistrada María de los Ángelez Zabala ha dictado un auto en el que indica que de las investigaciones de la Guardia Civil se desprende que Gimeno “es con toda seguridad” el autor material de la muerte violenta de sus dos hijas y se descarta la participación de terceras personas.

Como quiera que la Guardia Civil considera que “no queda ningún aspecto de lo sucedido que no haya sido investigado” y que Gimeno se halla en paradero desconocido, “o bien desapareció en el mar”, como concluye el atestado policial, procede el archivo de la causa “hasta tanto sea hallado el imputado”.