Un hombre de 36 años fue detenido la pasada madrugada después de que sufriera un accidente en una rotonda de la avenida de Escaleritas, triplicara la tasa de alcoholemia y agrediera a dos agentes de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, a uno de los cuales mordió y al otro propinó varias patadas. El arrestado, que cuenta con antecedentes policiales, también insultó a una mujer por el teléfono.

Los hechos ocurrieron sobre las tres de la madrugada cuando el Centro Municipal de Emergencias de Las Palmas de Gran Canaria (Cemelpa) recibió un aviso en el que se indicaba que un vehículo industrial Citroën Berlingo se había subido a la glorieta denominada de Electra que regula el tráfico en dirección a La Feria, Schamann, Cruz de Piedra y Las Chumberas. Cuando los agentes se personaron en el lugar comprobaron que el conductor presentaba síntomas evidentes de estar bajo los efectos del alcohol.

Los componentes de la Unidad Nocturna Especial se encargaron de realizar la prueba de alcoholemia, que dio un resultado de 0,85 miligramos por litro en aire espirado, más del triple de los 0,25 permitidos. Así, procedieron a su detención al superar los 0,6 miligramos que delimitan la infracción administrativa del delito contra la seguridad vial, según indicaron las fuentes consultadas.

Cuando los agentes se disponían a trasladarlo a las dependencias municipales para que la Unidad de Atestados se encargara de las diligencias, el conductor primero llamó a una mujer a la que empezó a insultar y después intentó meterse en su coche para tratar de escapar del lugar. En ese momento, los policías procedieron a reducirlo y calmarlo.

El ahora detenido, sin embargo, cuando se encontraba dentro del coche patrulla empezó a emprenderla a golpes contra la mampara y los cristales, por lo que los policías tuvieron que intervenir para volver a reducirlo, propinándole patadas a los agentes y consiguiendo salir del vehículo.

Los policías tuvieron que reducirlo por segunda vez, operación durante la cual el conductor mordió en el antebrazo a uno de los policías. Así, procedieron a su detención como presunto autor de los delitos contra la seguridad vial y también por atentado a la autoridad. Los dos agentes tuvieron que ser atendidos en el centro de salud por las heridas sufridas.