Un hombre de 49 años identificado como C. J. H. S. murió de una forma violenta en una vivienda familiar situada en la calle Acebuche 21, en El Castillo, en el municipio majorero de Antigua. La Guardia Civil ha abierto una alerta para la búsqueda de un ciudadano nacido en Marruecos por su posible implicación en los hechos.

La agresión debió ser brutal. Al parecer el rostro de la víctima mostraba signos visibles de las graves lesiones que le asestaron, además de que las paredes del inmueble y otros enseres estaban manchados con restos de los posibles golpes que recibió el fallecido. Esta imagen refleja que el altercado que se debió vivir en el interior del apartamento fue descomunal.

De momento se desconocen las causas que desencadenaron esta supuesta agresión, pero la Guardia Civil mantiene activada una alerta de busca y captura de un ciudadano de origen marroquí de 40 años que puede haber estado en la vivienda durante el suceso, por lo que todas las miradas de los investigadores se han centrado de momento en él.

Al parecer, el principal sospechoso cuenta con antecedentes. Pero de momento se desconocen las posibles motivaciones que desencadenaron la muerte violenta de esta persona. Y, sobre todo, para que el autor o los autores pudieran ensañarse de esa forma con el fallecido.

El inmueble es propiedad de un familiar de la víctima, que pudo haber sido quien dio el aviso a los guardias de que estaban matando a su hermano, escuchándose mucho ruido en el interior del inmueble cuando se estaban produciendo los hechos.

Cuando los funcionarios llegaron al lugar se encontraron todo revuelto, y muchas bebidas alcohólicas, como si hubiesen estado celebrando una fiesta. Pero una celebración que acabó de una forma trágica.

El suceso se produjo en la madrugada del sábado, mientras el levantamiento del cadáver se llevó a cabo durante el domingo. El caso ha pasado ahora a manos del juzgado de Puerto del Rosario, que deberá recabar la información policial.

Mientras tanto, agentes especializados de la unidad de criminalística de la Guardia Civil recabaron pruebas del suceso durante la jornada del domingo, en busca de evidencias que puedan llevar al banquillo al supuesto autor o a los autores de estos hechos.

Los agentes tomaron imágenes y todo tipo de pruebas, tanto en el interior como en el exterior del apartamento familiar. En este sentido, el supuesto autor debió huir con múltiples restos que deja la muerte violenta con la otra persona.

El suceso se produjo en un inmueble situado en el número 21 de la calle Acebuche, en la zona turística de El Castillo, donde estos hechos trágicos han generado en el vecindario una enorme conmoción.