Brutal agresión a varios sanitarios en el Hospital Insular de Gran Canaria

El arrestado tras realizarse una prueba médica, se dirigió de forma agresiva al personal sanitario, llegando a dar varios puñetazos en el rostro a una médica; morder en el antebrazo derecho a un médico con el que también forcejeó; morder la mano derecha a una enfermera de cuya tarjeta identificativa también tiró, arrastrando su cuello hacia adelante bruscamente; y dio un cabezazo a otro médico

Imagen de archivo

Imagen de archivo / LP/DLP

Un hombre de 32 años ha sido condenado en juicio rápido a cuatro meses de cárcel por haber agredido al pesado 1 de febrero a varios sanitarios en el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria.

Así lo ha informado este miércoles el Colegio de Médicos de Las Palmas, que ha condenado con rotundidad las agresiones, en un comunicado en el que añade que al varón se le ha impuesto también una multa económica, indemnización y prohibición de comunicación y de aproximarse a una distancia inferior a diez metros a los sanitarios agredidos.

Los hechos tuvieron lugar cuando el condenado, tras realizarse una prueba médica, se dirigió de forma agresiva al personal sanitario, llegando a dar varios puñetazos en el rostro a una médica; morder en el antebrazo derecho a un médico con el que también forcejeó; morder la mano derecha a una enfermera de cuya tarjeta identificativa también tiró, arrastrando su cuello hacia adelante bruscamente; y dio un cabezazo a otro médico.

Además, el hombre propinó patadas a otros sanitarios, entre ellos varios médicos, que se acercaron a auxiliar a sus compañeros.

Tras los hechos, los médicos agredidos presentaron denuncia en la Policía Nacional y lo pusieron en conocimiento del Colegio de Médicos, por lo que la Asesoría Jurídica de la Institución contactó con los colegiados y se personó en los Juzgados para encargarse de la defensa en el juicio rápido.

Al respecto, la secretaria general del Colegio de Médicos de Las Palmas, Marta León, ha indicado que toda agresión a un médico, ya sea verbal o física, "deja una huella psicológica en el profesional".

"Indiscutiblemente le condiciona en su relación médico-paciente, acto que debe gozar de la mayor empatía y confianza para hacer una actividad tan vocacional como es la del médico", observó.

Finalmente, el Colegio hace un llamamiento a la concienciación social de la ciudadanía para que rechace este tipo de comportamientos violentos hacia un colectivo cuya labor es fundamental. Desde 2015 se aplica la modificación artículo 550.1 del Código Penal en el que una agresión a un médico se considera un atentado a la autoridad pública y puede conllevar pena de cárcel.