Un avión de Iberia que cubría la ruta Buenos Aires-Barcelona tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Gran Canaria durante la madrugada de este miércoles por encontrarse a bordo un bebé en estado crítico, según informó Controladores Aéreos en su perfil de Twitter. En tierra, una ambulancia esperaba al niño y su familia para trasladarlos hasta el hospital.

La emergencia se produjo sobre las 02.09 horas de la madrugada cuando el avión, un Airbus A-330 con matrícula EC-NNH, volaba al sur de Fuerteventura a unos 38.000 pies de altura. En ese momento, tras recibir una indicación médica a bordo, la tripulación cambió de rumbo y se desvió hacia el aeropuerto de Gran Canaria, donde llegó apenas 20 minutos después. El aparato realizó el viraje y bajó en muy poco tiempo, por lo que la rápida maniobra de descenso a tierra sorprendió a los propios pasajeros y fue valorada y reconocida por los Controladores Aéreos. «Impresionante descenso de la tripulación», sostienen.

Tras evacuar al bebé en estado crítico, la aeronave permaneció en tierra alrededor de una hora, para a las 03.30 horas de la madrugada partir nuavemente hacia su destino. La aeronave había despegado desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, a las 13.09 hora local con la previsión de aterrizar en el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat a las 05.30 hora peninsular, pero la emergencia retrasó la llegada dos horas, hasta las 07.30 horas de la mañana de este miércoles

Según informa Controladores Aéreos, el niño se encuentra estable. Los controladores del aeropuerto de Gran Canaria han felicitado a la tripulación por una maniobra de desvío y descenso «super ágil» y al aeropuerto por su «agilidad coordinando». La tripulación, por su parte, ha agradecido el rápido trabajo de los controladores y de los servicios de emergencia del aeropuerto.