Un nuevo vuelo procedente de Reino Unido obliga a la Policía a actuar tras el aterrizaje en suelo canario

Dos pasajeros estaban causando problemas a bordo | Es el segundo caso esta semana en un avión que llega a Canarias

Nueva trifulca a bordo de un vuelo que iba a Canarias

Televisión Canaria

Un vuelo de Ryanair que partió de Manchester y tenía como destino Tenerife Sur tuvo que solicitar presencia policial en la pista debido a dos pasajeros que estaban causando problemas a bordo. La ruta en cuestión es la RK1249 de la aerolínea irlandesa, operada con un Boeing 737.

Los controladores aéreos compartieron la noticia en su cuenta oficial de Twitter, expresando su apoyo a la tripulación del avión ante situaciones como esta, que suelen ser bastante habituales en los vuelos comerciales.

No es la primera vez que ocurre una situación de este tipo en el aeropuerto de Tenerife Sur. Hace apenas cuatro días, una decena de pasajeros conflictivos a bordo de un vuelo de easyJet procedente de Liverpool, también requirieron la intervención policial.

Estos episodios de pasajeros conflictivos a bordo de aviones son cada vez más frecuentes. Las aerolíneas y las autoridades aeroportuarias están trabajando para mejorar los protocolos de seguridad y proteger la tranquilidad y seguridad de los pasajeros y la tripulación.

Las compañías aéreas han implementado medidas para prevenir estos casos, como la prohibición del consumo de alcohol a bordo o la identificación de pasajeros previamente problemáticos. Además, las aerolíneas y los aeropuertos también cuentan con equipos de seguridad especializados en la resolución de conflictos.

Estos incidentes siguen siendo una preocupación para la industria aérea, que trabaja constantemente para asegurar que los vuelos sean seguros y agradables para todos los pasajeros.

Ley de seguridad aérea

El portavoz USCA en Canarias, José Luis Feliu, informa que «si piden prioridad para el aterrizaje, se les busca un hueco y se les atiende para que lleguen cuanto antes».

En estos casos, el protocolo tiene que ser rápido y coordinado hasta que la policía los espera en pista. Por desgracia, la tripulación se enfrenta a este tipo de sustanciaciones en más ocasiones de las deseadas.

«La tripulación nos llama; nosotros, desde el centro motor, llamamos a la torres», indica el portavoz de USCA en Canarias.

La ley de seguridad aérea establece que cualquier persona puede actuar si cree que alguien puede suponer una amenaza. Una vez detenido, un juez decide si paga una multa o una pena de prisión. También pueden proceder a la extradición, y que se le juzgue en el país donde está registrada la aerolínea.