Cae una red que usaba el Puerto de Las Palmas para llevar coches robados a África. Agentes de la Policía Nacional participaron en una investigación internacional junto a la Policía Nacional de Francia, Europol e Interpol que desarticuló una activa organización internacional especializada en el tráfico ilícito de vehículos que robó más de 170 coches. Durante las pesquisas desarrolladas los investigadores confirmaron a mediados del pasado mes de septiembre que la red había enviado tres contenedores a Dakar con varios coches sustraídos en diferentes países europeos a través del puerto francés de Le Havre y del Puerto de Las Palmas.

Tras varias gestiones policiales, los localizaron y descargaron hallando en su interior nueve vehículos sustraídos, ya preparados para su transporte, valorados en más de 360.000 euros. Asimismo, días después intervinieron un cuarto contenedor en el Puerto de Algeciras en cuyo interior localizaron otros tres coches sustraídos.

Un solo líder

La organización estaba compuesta por diferentes células, de entre tres y cuatro personas, dirigidas todas ellas por la misma persona. El líder recibía los encargos de los vehículos a sustraer a través de un canal de mensajería instantánea, donde los compradores le indicaban la marca y modelo exacto que querían. Los coches eran sustraídos en diferentes países de Europa –Francia, Bélgica, Alemania, Suiza y España-, cuando se encontraban estacionados en la vía pública, mediante aparatos electrónicos de última generación; o bien los alquilaban con documentación falsa, o a nombre de terceros, y no los devolvían. El presunto cabecilla de esta red criminal fue detenido en Francia y se encuentra en prisión provisional.

Los miembros de las células recibían las instrucciones oportunas y se encargaban de su búsqueda, localización y robo, no dudando en desplazarse a otras localidades aunque tuvieran que recorrer largas distancias para conseguir sus objetivos.

Pesquisas

La investigación arrancó tras tener conocimiento la Policía Nacional de Francia de la existencia de una organización criminal muy activa, presuntamente dedicada a la sustracción de vehículos por toda Europa para su posterior traslado y matriculación ilegal en países africanos. Asentada en París y con ramificaciones en España, los investigadores acreditaron que llevaba operando desde, al menos, enero de 2021. A partir de ese momento, y junto a Europol e Interpol, se inició la investigación de forma conjunta entre ambos cuerpos policiales.

Los agentes averiguaron que su forma de actuar consistía en sustraer vehículos, de gama media- alta, estacionados en la vía pública mediante aparatos electrónicos de última generación; o bien los alquilaban con documentación falsa, o a nombre de terceros, y no los devolvían.

Los robos se producían en diferentes países de Europa y posteriormente, conductores contratados al efecto, los trasladaban por carretera hasta los puertos de Le Havre, Marsella y Barcelona. Allí los introducían en contenedores para su posterior traslado y matriculación ilegal en países del continente africano, declarando la mercancía legal como muebles. En algunos casos, como quedó acreditado por los agentes, los contenedores pasaban por el Puerto de Las Palmas, en la capital grancanaria, antes de llegar a Senegal.

Tras conseguir múltiples indicios a mediados del pasado mes de septiembre se llevó a cabo la última fase de la operación con la detención de 15 personas, tres de las cuales han ingresado en prisión provisional. A los arrestados se les imputa el robo de, al menos, 170 vehículos en diferentes países, quedando acreditado -solo en los 15 días anteriores a las detenciones- la sustracción de 20 de ellos. Asimismo, se realizaron 13 registros, fruto de los cuales los agentes intervinieron numerosas herramientas utilizadas en la sustracción de vehículos, centralitas, 12 teléfonos móviles, permisos de conducir falsificados, placas de matrícula y dinero en efectivo.