Amenazas al conductor de una guagua en Lanzarote: "Te mato. Voy para el maldito trabajo"

Los hechos ocurrieron este jueves en una parada del transporte público interurbano en Arrecife, cuando dos pasajeros insultaron al guagüero mientras esperaba a que llegara la Policía Nacional por un problema con una viajera que se coló en el vehículo

Amenazas al conductor de una guagua en Lanzarote: "Te mato. Voy para el maldito trabajo"

La Provincia

La Provincia

La Provincia

Dos pasajeros amenazaron al conductor de una guagua del transporte interurbano público de la Línea 3 (Costa Teguise-Puerto del Carmen) a primera hora de la mañana de este jueves en Arrecife (Lanzarote). Los hechos tuvieron lugar en la parada situada junto a la Biblioteca Insular.

El guagüero había solicitado la presencia policial tras un problema con una viajera sobre las 7.25 horas, que subió al vehículo estando ya lleno y sin su autorización. Mientras llegaban los recursos policiales, dos usuarios se enfrentaron al conductor al entender que la guagua tardaba mucho tiempo en reanudar el viaje, por lo que iban a llegar tarde a sus puestos de trabajo. Lo insultaron diciéndole, entre otras cosas: "Te mato. Voy para el maldito trabajo".

La denuncia de lo ocurrido

Según el relato de lo ocurrido que figura en la denuncia presentada en la Policía Nacional, a la que ha tenido acceso este periódico, en la parada situada junto a la Biblioteca Insular el conductor abrió la puerta delantera para que tras bajar cuatro personas, se subieran igual número de ellas en el vehículo, ya que el aforo del mismo iba lleno, con unos 70 pasajeros. Acto seguido comunicó al resto de personas que estaban en la citada parada, que la guagua había completado su capacidad y que no podían subir más. En ese momento, una mujer "de origen árabe" que estaba fuera esperando, se subió a la guagua "sin consentimiento" del chófer y saltándose la cola.

Acto seguido el guagüero recriminó a la citada señora que "tenía que bajar, que además había gente delante de ella en la cola, que debía respetar". Se de la circuntancia de que cuando esa mujer intentó subirse a la guagua en la parada del barrio de Los Alonso, situada unas cuantas antes a la de la Biblioteca Insular, la misma ya había cerrado las puertas y había reanudado su ruta. Ella corriendo golpeó la guagua para que detuviera su marcha, pero el conductor decidió no parar "por seguridad".

Una vez la mujer logró, no se sabe cómo, llegar desde Los Alonso a la Biblioteca Insular para intentar coger la misma guagua, se introdujo en la misma saltándose la fila en la que estaban otras personas, lo que le valió una llamada de atención por parte del conductor. Entonces, la mujer le recordó que "la había dejado en tierra en Los Alonso y que tenía que ir a trabajar", pero el hombre insistía en que tenía que bajarse. Le advirtió de que si no descendía tenía que llamar a la policía, como así ocurrió. "La mujer comenzó a alterarse y empezó a decir que ella no se piensa bajar", se detalla en la denuncia.

"El ambiente empezó a ponerse tenso"

Mientras llegada la Policía Nacional, el ambiente se fue caldeando y "a ponerse tenso" porque varios de los pasejeros se temían llegar tarde al trabajo. Uno de ellos se acercó hasta el conductor y empezó a mover la cortina de plástico de protección que separa la cabina del conductor de los pasajeros y le lanzó varios insultos: "Hijo de puta, pedazo de falso, te mato, tu puda vida, yo soy un hombre como tú, yo voy para el maldito trabajo, te voy a coger en la calle".

Posteriormente, otro varón se encaró al conductor y le dijo: "Como por tu culpa no me dejen entrar al trabajo, te vas a enterar y te voy a buscar".

Pelea a puñetazos en una guagua en Lanzarote

C. A. C.

Según el denunciante, la policía llegó en unos 20 minutos y la ambulancia que había solicitado apareció "sobre las 7.50 horas". Los sanitarios atendieron al conductor por "un ataque de ansiedad y nerviosismo".

Antes de que acudieran al lugar los efectivos policiales y el personal sanitario, otra guagua del servicio público interurbano se desplazó a la zona a recoger a los pasajeros para que pudieran continuar con la ruta hasta su destino.

El primer vehículo quedó fuera de servicio porque el afectado no podía seguir trabajando debido a su estado de salud.

Demanda de más seguridad

Un portavoz del colectivo de guagüeros del transporte público en Lanzarote ha reiterado la necesidad de instalar cámaras de vigilancia en el interior de los vehículos para refozar la seguridad y evitar nuevos altercados.

Entiende el malestar de los pasajeros que temen llegar tarde a sus trabajos y reconoce que ellos "no tienen la culpa de que las guaguas se llenen, no puedan subir a más personas y se queden en tierra". Sin embargo, advierte, "ello no justifica ningún tipo de agresión contra los conductores, que son los que menos tienen que ver en esto".