Agónico rescate a una bañista en apuros en San Bartolomé

La mujer, de 67 años y de origen suizo, no lograba salir del agua al ser sorprendida por la corriente

Rescate una bañista en apuros en San Bartolomé

La Provincia

La Provincia

La Provincia

Momentos de angustia los que se vivieron en la mañana de este sábado en la playa del Pirata, en San Bartolomé. Numerosos bañistas se acercaron hasta esta zona costera del municipio del sur de Gran Canaria con intención de disfrutar de una jornada de playa, pero la tranquilidad se vio interrumpida ante los apuros de una de ellos en el mar.

Según ha podido saber La Provincia, la mujer disfrutaba de un baño en la playa cuando las corrientes le impidieron regresar hasta la orilla. De 67 años y de nacionalidad suiza, sus apuros para salir del agua alertaron al resto de bañistas de la playa de Gran Canaria, que a su vez avisaron al servicio de salvamento de la costa.

Uno de los profesionales de este servicio logró acceder hasta la bañista, que se encontraba soportando el embate de las olas en una zona muy cercana a unas rocas. Con una moto de agua de salvamento, acabó rescatando a la mujer, que se recupera del susto.

Consejos

Desde la plataforma 'Canarias, 1500 km de Costa' se ha insistido con frecuencia de los peligros del litoral del Archipiélago y al inicio de cada verano lanza una serie de recomendaciones para evitar que los bañistas acaben como la mujer rescatada en San Bartolomé así como qué hacer en el caso de encontrarse en apuros.

La organización señala que el denominador común para evitar un siniestro en los entornos acuáticos es aplicar la prevención y el sentido común, además de llamar al 112 si se es testigo de alguna situación de emergencia.

Respecto a los consejos, está respetar la bandera roja, ya que el 80% de los accidentes en el mar se producen por no hacerlo; no bañarse en playas sin vigilancia o durante la franja horaria en la que no están activos los servicios de rescate; y no nadar contra una 'corriente de retorno', sino ahorrar energía, mantener la calma y agitar los brazos para llamar la atención de las personas en la costa.

De igual modo, se recomienda usar casco si se pesca zonas rocosas; tener cuidado con el mal uso de los flotadores por parte de los niños, ya que no es un salvavidas; o ser consciente de las limitaciones físicas, en especial para personas mayores, puesto que un infarto en el agua provoca la muerte en un minuto.

Además, las motos acuáticas y tablas deberían estar a 200 metros de la orilla; tener en cuenta los servicios para que las personas con movilidad reducida puedan disfrutar del baño con seguridad; y revisar los equipos de submarinismo antes de hacer esta práctica, evitando hacerlo solo.