Amenazan con un cúter y una tubería a un menor para robarle en San Telmo

Los tres implicados sustraen a la víctima el móvil, un reloj y dinero

El afectado logra pedir ayuda al personal de la estación

Estación de San Telmo

Estación de San Telmo / LP/DLP

Tres jóvenes, uno de ellos de 17 años, se acercaron el antes de ayer por la noche a un menor que caminaba por la estación de San Telmo. Tenían la clara intención de robarle, pero no solo eso, iban armados para amedrentarlo y que no se negase. Al ver que la víctima estaba sola, no lo dudaron, aunque la ‘hazaña’ no les salió como pensaban, ya que el perjudicado logró dar la voz de alarma y los tres implicados terminaron detenidos por la Policía Nacional en las inmediaciones de la estación. 

Los hechos ocurrieron a las 21.30 horas. La sala 091 de la Policía Nacional recibió una llamada del personal de seguridad de la estación de guaguas de San Telmo en la que alertaban que un menor, de 16 años, les había solicitado ayuda y estaba refugiado en la garita tras ser víctima de un robo con violencia.

Inmediatamente, los agentes acudieron a la zona y hablaron con el afectado. Este, pese al miedo que todavía tenía, les contó que minutos antes fue abordado por tres personas que le solicitaron tabaco y dinero. 

Él se negó y en ese momento la pandilla lo rodeó y amenazó con un objeto punzante y una barra metálica formada por un trozo de tubería. Al ver las armas y escuchar las amenazas, el menor les entregó todo lo que llevaba encima: un teléfono móvil, dinero y un reloj. 

El menor, temblando, buscó ayuda en los vigilantes de seguridad de la estación, a los que contó lo que le había pasado. No tenía forma de llamar a sus padres ni de comunicarse con nadie. El personal de la zona fue quien alertó a la Policía Nacional. 

Los agentes obtuvieron, gracias a las explicaciones de la víctima, una descripción física y de la vestimenta que llevaban los atacantes. No tuvieron que ir muy lejos: los tres ladrones estaban junto a otros tres amigos en la plazoleta que conforma la cubierta de la estación, una zona habitual de reunión de jóvenes magrebíes.

«Amenazaron a la víctima, lo asustaron, le robaron y se volvieron con sus amigos para presumir», explican fuentes cercanas al caso. Es su ‘modus operandi’. 

En el cacheo de seguridad, los agentes localizaron los efectos denunciados por el afectado, un cúter artesanal y una barra metálica de un metro de longitud. Era una especie de tubería y fueron las armas empleadas en el ataque para amedrentar al menor.

Los policías los detuvieron por un delito de robo con violencia. Los tres son de nacionalidad marroquí, de 17 y 20 años. De hecho, los dos mayores son conocidos de la Policía, ya que entre ambos acumulan diecinueve antecedentes policiales, sobre todo, por robos. 

Los mayores de edad fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente. El menor pasó a disposición de la Fiscalía de Menores.