Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Una mujer pierde la custodia de su hijo por llevárselo lejos del padre

El progenitor, de origen canario, pidió la tutela compartida del bebé pero la madre se negó y solicitó 1.200 euros de pensión alimenticia

Una niña con sus padres. La Provincia

Una mujer gallega, de 30 años, ha perdido la custodia de su hijo después de llevárselo lejos del padre. La jueza ha otorgado la tutela provisional al progenitor canario de 34 años tras entender que es lo mejor para el pequeño de 13 meses.

La noticia sobre la retirada de la custodia a la madre del bebé ha causado revuelo en las redes sociales al entender que la magistrada se la quitó debido a que la madre se mudó a «Galicia profunda» y que el «pequeño» pueblo de Torea, La Coruña, no era un lugar apropiado para vivir. Sin embargo, este medio ha accedido a la sentencia y ha podido corroborar que son varios aspectos los que la titular del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Marbella toma en cuenta a la hora de decretar este auto.

La pareja se separó en verano de este año y el pasado 3 de septiembre la madre, según explica la jueza en la resolución, se trasladó junto al pequeño al pueblo gallego. Todo esto con «la oposición expresa del padre» que reside en Marbella, Málaga, donde nació el bebé. Antes de irse con el menor, la mujer «amenazó» al canario con llevárselo por lo que después del traslado, el padre interpuso una denuncia ante la Policía, así como una solicitud de prohibición de traslado de residencia a otra provincia del pequeño.

Dicha solicitud fue admitida mediante decreto el mismo día en que la madre se lo llevó. Por ello, para la magistrada, la decisión de trasladarse junto a su hijo a Galicia «es totalmente unilateral y no consentida por el padre», además, «se ha ejecutado por vía de hecho y sin haber obtenido una previa autorización judicial».

En el auto también se desprende que en las conversaciones de WhatsApp -aportadas como pruebas por ambos-, se denota la «actitud caprichosa, egoísta, inmadura, agresiva e irrespetuosa» de la madre que no aportó una causa que justifique el desplazamiento. El padre, en las conversaciones, «suplicó» a su ex que no se llevase al niño, a lo que ésta respondía con frases como: «Es mi hijo, se viene conmigo. Seguiré dos años más sin trabajar (...) hasta escolarizar a (...) y su casa va a ser mi casa, donde yo elija». Títere saca cojones, eres pasado. Nos vamos a matar en los juzgados».

Según la jueza, la gallega no le puso la vacuna a su hijo por no tener un coche en el cual desplazarse

decoration

También, señala el documento, que el progenitor recordó a su expareja que le tocaba la cita al menor para ponerse la vacuna de los 12 meses (meningococo B, meningococo ACWY, sarampión, rubeola y parotiditis) pero esta le respondió que no lo llevó por falta de vehículo. Días después le dijo que lo llevaría a vacunarse para posteriormente recular por no tener coche para trasladarse.

El padre propuso la custodia compartida pero la mujer se negó y pidió tenerla ella de manera exclusiva, al tiempo que solicitó una pensión alimenticia de 1.200 euros. La jueza finalmente matizó que debía otorgársela al canario por que "tiene una mayor estabilidad a todos los niveles para poder atender mejor los intereses del niño", extremos que la magistrada ve demostrado porque el médico ha disfrutado de permisos de paternidad durante seis meses con el fin de estar con el pequeño "a tiempo completo". Mientras que en el pueblo al que se trasladó la mujer -que es diseñadora de interiores- "no hay opciones laborales". "Si bien ella misma ha demostrado la nula intención de buscar trabajo, pues pretende estar dos años criando a su hijo porque cuenta con la prestación de 1.200 euros que ha solicitado al padre, a pesar de tener 30 años y que debería intentar buscar una estabilidad profesional para poder atender las necesidades del menor", sentencia la jueza.

El canario, por su parte, cuenta con "trabajo fijo, bien remunerado y con flexibilidad horaria. Es un padre entregado, una persona madura y estable emocionalmente". Además, recalca la magistrada, ofreció a su expareja "una cantidad generosa para que pudiese instalarse en otra vivienda y buscar trabajo", propuesta que fue rechazada por ella. Finalmente, el auto otorga la custodia exclusiva provisional al progenitor y a la madre el régimen de visitas durante fines de semanas alterno. A su vez, deberá entregar al padre 150 euros mensuales en concepto de pensión alimenticia, así como retornar al menor a casa de su padre en un plazo de tres días.

La letrada del canario Lola Casares Tejada apuntó que "en todo el proceso se ha priorizado el interés superior del menor" y con la aplicación de la "perspectiva de género".

Compartir el artículo

stats