Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Una menor denuncia que el marido de su madre abusó de ella a los 13 años

El acusado niega rotundamente los hechos y sostiene que la víctima nunca quiso que su progenitora se casara con él | La Fiscalía pide seis años de cárcel

El acusado este lunes durante el juicio en su contra M. S. J.

Una menor denunció este lunes ante la Sala de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas que sufrió abusos sexuales por parte del marido de su madre cuando tenía 13 años. La joven, que ahora cuenta con 17 años, narró que el esposo de su progenitora solía hacerle «cosquillas» que a ella no le gustaban. «Una vez mi madre lo regañó porque me tocó el culo delante de ella», añadió la víctima, al tiempo que explicó que estos episodios solían ocurrir cuando su madre se iba de casa tras discutir con el procesado y entre los años 2018 y 2019. La denunciante relató un episodio en el que su madre se fue de casa por una discusión con el encausado y este aprovechó, supuestamente, ese momento para abrazarla y "restregar" su cuerpo con el de ella, una situación que le hizo «sentir muy mal», apostilló.

En otra ocasión, según la afectada, el investigado «estaba bebiendo y se acercó a la habitación de mi madre para ver si dormía, después vino a la mía y me tocó por encima del pijama mientras yo estaba medio dormida», aseveró la joven que fue cuestionada por la Fiscalía con respecto a cómo supo que el marido de su madre había ido a la habitación a asegurarse de que su progenitora dormía. A lo que esta contestó que «era una suposición, pero sé que fue al dormitorio porque lo vi». Declaró que unas situaciones similares se presentaron cuando fueron a Fuerteventura de vacaciones, la primera ocurrió cuando ella estaba en la piscina y le pidió la llave de la habitación al acusado «ya que sólo teníamos una». Sin embargo, este se negó y la acompañó para después «manosearme por encima del bañador». Por la noche, se repitieron, según la víctima, los hechos y es que como no podía estar en la discoteca del hotel -al ser menor de edad- tuvo que regresar a la habitación acompañada del esposo de su madre -a unos cinco minutos de trayecto- y este le volvió a realizar tocamientos. 

Hechos que fueron negados rotundamente por el acusado, de 52 años, quien manifestó que ni las hermanas de su esposa ni su hija lo quieren. «Llego a pensar que nunca me aceptó, que quería escaparse de la casa y vivir su vida con su novio o que no me quería como a la antigua pareja de su madre», insistió, al tiempo que sentenció que «jamás la he tocado». 

La progenitora de la afectada declaró que no denunció a su esposo porque entiende que su hija «está diciendo mentiras». Aseguró además que no vio «indicios» de que algo así ocurriese dentro de su vivienda, «yo vivía con ellos», sentenció. De igual forma, la testigo sostuvo que la víctima no quería que ella se casara con el acusado y que a su familia no le gustaba él «porque era muy mayor» y no tenía la misma nacionalidad que ella, ya que la mujer es de origen colombiano, al igual que sus hermanas e hija.

El novio de la denunciante -que es cinco años mayor que ella y con quien vive actualmente- expresó que su pareja nunca le contó nada durante esos años respecto al esposo de su progenitora, mientras que la víctima había indicado que le dijo a su novio que el acusado le «había tocado el culo». 

La madre de la joven, que sigue casada con el procesado, sostiene que su hija «dice mentiras»

decoration

Por su parte, una de las tías maternas de la afectada, añadió que se enteró de lo que pasaba porque la madre de la víctima le comentó que no le gustaba como su marido trataba a la hija. «Me dijo que la abrazaba mucho, que le daba una palmada en el culo de broma, pero que no le gustaba mucho», relató la testigo. A raíz de esto decidió reunirse con su sobrina para saber qué pasaba y esta sólo le dijo que se sentía «incómoda» con los abrazos del acusado. Al siguiente día y ya estando en la Policía contó todo, además, ya lo había relatado a su educador social, por lo que en su escuela activaron el protocolo.

La fiscal Teseida García pidió para el acusado -que tiene varios antecedentes penales- seis años de prisión por un delito de abuso sexual a menor de 16 años. Mientras que el letrado de la defensa, Manuel Cabrera, interesó la libre absolución al no ver «enervada» la presunción de inocencia de su cliente. Esto debido a que señaló que la víctima ha presentado «contradicciones» en sus declaraciones como los supuestos abusos que dijo a su educadora que sufrió en Colombia cuando tenía siete años por parte de otra persona, mientras que en el juicio aseguró que habían ocurrido en la Isla. El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats