Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blanqueo de capitales

La Audiencia Nacional investiga al suegro del futuro duque de Alba

Una jueza de Palma se inhibe de la investigación contra Fernando Palazuelo, acusado de desviar 50 millones de una empresa familiar

Fernando Palazuleo. EFE

La Audiencia Nacional se hará cargo de la investigación contra el empresario Fernando Palazuelo, suegro del futuro duque de Alba, que fue denunciado en Mallorca por su exmujer, que le acusa de desviar a empresas de Perú unos 50 millones de euros de una sociedad familiar. Este enfrentamiento judicial que protagoniza Palazuelo se inició hace tres años en el juzgado de instrucción número 2 de Palma, que aceptó a trámite la denuncia de Sofía Barroso Fernández de Araóz, descendiente del científico Gregorio Marañón, que vivió casi dos décadas en Mallorca junto al que era su esposo y sus tres hijos. La jueza María Pérez ha decidido, dado que se trata de operaciones económicas que se realizan en el extranjero, inhibirse del caso y trasladarlo a la Audiencia Nacional, al apreciar claros indicios de delito. La denunciante, una persona con gran influencia en el mundo del arte, acusa a su exmarido de descapitalizar la empresa familiar, desviando el dinero al extranjero. La familia Palazuelo Barroso hizo fortuna rehabilitando edificios antiguos en Palma. Así logró una importante fortuna económica, no sin problemas que tuvieron que solventarse ante la Justicia.

Como consecuencia de la crisis económica Fernando Palazuelo se marchó a trabajar a Perú, mientras que el resto de su familia seguía en Mallorca. Allí las cosas le fueron muy bien. Se dedicó a la misma actividad que desarrolló en Mallorca, es decir, rehabilitar edificios antiguos de la capital, modernizarlos y después alquilarlos y venderlos. Pese a que la mujer era la accionista mayoritaria de la sociedad familiar, el administrador era su marido.

Dos de los hijos del matrimonio, que son los hermanos de la nuera del duque de Alba, declararon en contra de su padre. Ambos hermanos testificaron en Palma y lo hicieron a favor de su madre, asegurando que Palazuelo desvió el dinero para dejar sin patrimonio la empresa familiar, llamada Arte Express, provocando la ruina, además de una importante deuda con Hacienda. Los dos hijos estuvieron un tiempo viviendo en Perú y trabajando para su padre. Fernando Palazuelo creó otra familia en su nuevo lugar de residencia. Allí empezó una relación sentimental con una arquitecta, que le ayudaba en sus proyectos de rehabilitación. Con esta mujer tuvo un hijo, que en principio escondió a su familia española, pero al descubrirse la existencia de este niño fue el detonante por el que Sofía Barroso pidió el divorcio de su esposo, que ni siquiera fue invitado a la boda de su hija con el aristócrata, ni tampoco al bautizo de su única nieta, ya que está repudiado por su familia.

Fueron los hijos los que descubrieron las presuntas irregularidades económicas de su padre, al darse cuenta que utilizaba el dinero de la empresa familiar para desarrollar sus proyectos en Perú, pero después los beneficios los invertía en otras sociedades en el extranjero. Cuando la madre se dio cuenta de lo que estaba pasando ya fue demasiado tarde. Todo el dinero de la sociedad se había esfumado y solo le quedaban deudas.

Fernando Palazuelo ya declaró en el juzgado de Palma y negó todas las acusaciones. Ahora tendrá que defenderse ante la Audiencia Nacional.

Compartir el artículo

stats