Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez años de prisión por abusar de un adolescente en el baño de un centro comercial

La Sala ve probado que el condenado penetró a la víctima cuando tenía 15 años

D. S. durante el juicio en su contra por supuestamente abusar de un menor.

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a diez años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de un adolescente cuando este tenía 15 años. Los hechos ocurrieron en el baño de un centro comercial de Vecindario.

La Sala considera probado que la víctima entró al baño del centro comercial sobre las 19.00 horas del 11 marzo de 2019 y se dirigió a uno de los cubículos, ahí observó al condenado D. S., de 34 años al momento de los hechos. El procesado le hacía señas con la cabeza para solicitarle que le dejase entrar a la zona donde el menor se encontraba, a lo que el adolescente accedió mediante otra seña. Seguidamente, el condenado se quedó de pie, se bajó los pantalones y acto seguido recibió una felación del joven, para después realizarle una a él. Tras esto, D. S. volteó al menor y lo penetró analmente hasta que el afectado le dijo que le dolía y el procesado paró. Todo esto sin utilizar preservativo. El hombre también le pidió el número telefónico a la víctima quien se negó a dárselo.

El Tribunal hace énfasis en que D. S. era portador de VIH y no se lo comentó a la víctima. Además, explica que el testimonio del adolescente coincide con la del acusado -respecto al contacto sexual ocurrido en el baño del centro comercial- ya que este último «asume la parte fundamental del menor». En el fallo también reseñan que, pese a que D. S. niega la penetración anal, sí reconoció «expresamente la realidad» de las felaciones, ratificando así sustancialmente el relato de la víctima «en lo que aquí interesa».

Por ende el procesado confesó el acto sexual con el afectado, mientras que, respecto a la penetración anal, la Sala considera «poco creíble» que no se haya ejecutado ya que en la instrucción manifestó que se produjo «muy poco». Asimismo, el fallo expresa que el condenado tenía «conocimiento» de que el adolescente era menor de 16 años y de la «antijuridicidad» que esto representaba. Y, pese a que la defensa negase que D. S. conocía la edad del afectado, el Tribunal «tiene la absoluta convicción» de que sí lo sabía por la «propia apariencia del menor, la cual se correspondía con su edad», tal y como se desprende tanto del testimonio de la madre como del informe médico forense. Por ello, el fallo refleja la existencia del «dolo eventual» respecto a la «indiferencia» de conocer la edad de la persona con la que mantuvo el acto sexual para descartar que fuese menor, sobre todo por el «aspecto aniñado» que tenía.

La Fiscalía pedía una condena de ocho años y nueve meses de prisión por un delito de abuso sexual a menor de 16 años. Mientras que la acusación particular requería diez años y seis meses de cárcel por el mismo delito. 

Finalmente la Audiencia Provincial resolvió imponerle una pena privativa de libertad de diez años al considerarla «ajustada» tomando en cuenta que el condenado es portador de VIH y no utilizó preservativo. También le condena a pagar una indemnización de 6.000 euros a la víctima por los daños morales causados, tal y como pedía la acusación particular.

Asimismo, la Sala le impuso la prohibición de comunicarse y/o acercarse al afectado a una distancia inferior de 500 metros durante 14 años, así como la obligación de participar en programas de educación sexual durante diez años y la inhabilitación de ejercer cualquier profesión u oficio que implique contacto con menores por 14 años. Esta sentencia no es firme.

Compartir el artículo

stats