Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden nueve años de cárcel para los dos patrones del cayuco en el que murió Eléne

La Fiscalía les acusa de un delito contra los extranjeros en concurso con seis de homicidio imprudente

Momento en el que los sanitarios reaniman a la bebé Eléne tras ser rescatada del cayuco en el que venía Ángel Medina G. / Efe

La Fiscalía Provincial de Las Palmas pide una pena privativa de libertad de nueve años a los dos supuestos patrones de la embarcación en la que murió la pequeña Eléne Habiba y otro bebé, ambos tenían dos años. Esta solicitud de condena se ha hecho en base a un acuerdo de conformidad al que se prevé alcancen las partes el próximo 26 de enero.

Según el escrito de conclusiones provisionales del ministerio público, los procesados Kate D., natural de Gambia, y Amadou D., de Senegal, -ambos en situación irregular en el país- se pusieron de común acuerdo con otras personas no identificadas para trasladar migrantes a las costas Canarias. Así, «con ánimo de lucro ajeno, cobraron diversas cantidades de dinero» a un aproximado de 50 subsaharianos para llevarles hasta el Archipiélago. Todo esto, resalta la acusación pública, pese a saber que incumplían las normas de entrada al territorio nacional y que, una vez arribaren, quedarían en situación irregular en el país.  

La embarcación salió desde las costas de Dajla, Marruecos, el 12 de marzo de 2021 y llegó al muelle de Arguineguín, en San Bartolomé de Tirajana, cuatro días después, el 16 de marzo, después de ser rescatados por Salvamento Marítimo. La embarcación fue dirigida por los procesados desde su salida hasta que arribaron a Canarias. Para ello, se valían de un dispositivo GPS, mientras se alternaban las funciones.

El cayuco «carecía de sistemas de seguridad, así como de radio o algún aparato de comunicación, luz nocturna, combustible suficiente y chalecos salvavidas». Con lo cual, la Fiscalía hace énfasis en que se puso en peligro la vida de todos los ocupantes. 

Además, reseña en su escrito de conclusiones provisionales que los migrantes fueron privados de agua potable a partir del tercer día» ya que esta se terminó, al igual que la comida». Por esto, varios pasajeros tomaron agua del mar. 

Junto a la pequeña de dos años, Eléne Habiba, -a la que en un principio llamaron Nabody por error- falleció otro bebé de la misma edad que fue «arrebatado de los brazos de su madre y arrojado por la borda por el encausado Amadou D.» tras perder las constantes vitales. También perecieron otras cuatro personas a causa de la escasez de comida y agua, mientras que otras dos se arrojaron al mar voluntariamente.

La bebé Eléne Habiba tras arribar al muelle de Arguineguín, requirió ser rescatada de una parada cardiorrespiratoria. Acción que los sanitarios llevaron a cabo en el asfalto del puerto. Una vez recuperada, fue evacuada al Hospital Universitario Materno Infantil por presentar disminución de conciencia e hipotermia grave. Sin embargo, el 21 de marzo falleció a consecuencia de un shock distributivo, hiponatremia e hipotermia severa. Todo esto a causa de una exposición a condiciones climatológicas, así como la privación de agua y comida, lo que le ocasionó un «fracaso multiorgánico».

La Fiscalía Provincial de Las Palmas, ha calificado los hechos como un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros en concurso ideal con seis de homicidio imprudente de los que son autores Kate D. y Amadou D. Las partes han llegado a un acuerdo previo en el que los procesados admitirán los hechos a cambio de una condena para cada uno de seis años de cárcel. Se prevé que el juicio, en el que los acusados confirmen que están de acuerdo con la pena y se declaren culpables de los delitos que se les imputan, se celebre el próximo 26 de enero en la Ciudad de la Justicia. El ministerio público también solicita que ambos acusados indemnicen a cada una de las madres de los bebés con 118.524,1 euros por el fallecimiento de los pequeños.

Compartir el artículo

stats