Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen en San Roque

La jueza ordena el ingreso en prisión del vecino que mató a su tía Angelines

La magistrada investiga a Francisco, de 79 años, por un presunto delito de homicidio

Imagen del domicilio donde ocurrió el crimen, precintado. | | JUAN CASTRO Guayre Mayor

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria ordenó este miércoles el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del vecino de San Roque, en Las Palmas de Gran Canaria, al que se le investiga por matar e intentar quemar el cuerpo de su tía.

La decisión de la jueza viene después de que el hombre pasase a disposición judicial durante la mañana de ayer. El vecino identificado como Francisco, de 79 años, está siendo, según fuentes judiciales, investigado por un presunto delito de homicidio. 

Según fuentes consultadas, el vecino de San Roque presuntamente mantuvo una discusión con su tía -conocida en el barrio como Angelines, de 90 años- antes de acabar con su vida tras propinarle varios golpes. Posteriormente, intentó deshacerse del cuerpo tras quemarla en un horno crematorio improvisado con bloques dentro de la misma vivienda en la que ambos residían sita en la calle Florinda, del barrio capitalino, esto con la intención de que lo vecinos no se dieran cuenta de la posible humareda que crearía.

El presunto homicida no logró que el cadáver se redujera a cenizas, pero si dejó huellas en él de su intención. Francisco fue detenido el pasado domingo por agentes de la Policía Nacional después de entregarse y admitir los hechos ante los funcionarios.

Se desconoce la fecha en la que este vecino pudo matar a su tía, aunque las fuentes cercanas al caso han detallado que se cree que pudo haber ocurrido entre el viernes y el sábado. Fue el sábado cuando una familiar acudió al domicilio de Angelines tras intentar contactar con ella por teléfono, pero, según los vecinos, el presunto homicida no le permitió acceder a la vivienda. 

Al día siguiente la mujer -a la que algunos identifican como sobrina y otros como nieta de Angelines- regresó y se encontró con la misma situación, por lo que decidió alertar a la Policía Nacional sobre la situación al temer de que algo grave hubiese sucedido. Francisco se entregó en la comisaría de San Cristóbal sobre las 15.00 horas del domingo, al mismo tiempo en que los agentes ingresaban en la vivienda con la ayuda de un vecino que tenía una llave del piso de la víctima. Los funcionarios que accedieron al domicilio se encontraron con el cuerpo sin vida de la perjudicada, por lo que el grupo de homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación tras precintar la vivienda y retirar el cadáver.

Compartir el artículo

stats