La Sala de Lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha confirmado la sentencia de la Sección Segunda de la Audiencia Provincia de Las Palmas que impuso el pasado 7 de diciembre de 2021 una pena de once años y un día de prisión a un hombre por un delito continuado de abuso sexual a menor de dieciséis años sobre su sobrina-nieta cuando ésta tenía unos siete años de edad en San Bartolomé de Tirajana.

Se esta manera, el fallo consideró entonces probado, ahora confirmado, que los hechos se prolongaron durante un periodo de tiempo que no se ha podido concretar y que concluyeron en diciembre de 2018, cuando la menor tenía siete años.

Así, el hombre aprovechaba que la niña acudía a su casa un fin de semana cada quince días para cometer diferentes tipos de abuso sexual aprovechándose de su relación de parentesco.

Además, los abusos se produjeron en diferentes ocasiones, llegando incluso a tener lugar cuando se sentaron en un banco cercano a un parque y al domicilio cuando la menor acompañó al procesado a pasear al perro.

Todos estos hechos han provocado en la menor secuelas que están repercutiendo en determinados patrones regresivos que ha presentado desde que se descubrieron los hechos.