Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hombre, condenado por estafar 73.000 euros a su expareja y sus cuñadas

El procesado se hizo pasar por experto inmobiliario para hacer invertir a las víctimas en la compra de una casa en subasta, pero se quedó con el patrimonio

El condenado durante el juicio en su contra, ayer, en la Audiencia Provincial de Las Palmas. | lp/dlp

Un hombre ha sido condenado este miércoles por haber estafado 73.000 euros a su expareja y las dos hermanas de esta en el año 2012. Según los hechos, habría presumido ante las víctimas de ser un experto en el negocio inmobiliario para convencerlas de que le entregaran el dinero para invertirlo en la compra de un inmueble que se encontraba en subasta judicial, pero que finalmente no llegó nunca a utilizar para tales fines, sino que se lucró ilícitamente con él. El tribunal, tras haber llegado las partes implicadas a una conformidad, se ha acogido al acuerdo y le ha penado con un año de cárcel y una multa de 1.080 euros al tiempo que le ha instado a devolver la cantidad estafada a las tres damnificadas.

Previo a la celebración del juicio, que ha tenido lugar en la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria, la defensa ha llegado a un acuerdo con la acusación particular y la Fiscalía para reducir la condena que solicitaban. En el caso del Ministerio Público era de cinco años de prisión y una multa de 3.600 euros a razón de 12 euros al día durante diez meses. Como la principal preocupación de la acusación ha sido desde el principio obtener de vuelta el dinero que les fue estafado, ha visto con buenos ojos la reducción de la pena siempre que el hombre se comprometiera a cumplir con la responsabilidad civil que le ha sido impuesta. De esta manera, devolverá la cantidad de 45.000 euros a su expareja y de 10.000 y 18.000 euros, respectivamente, a cada una de las hermanas de esta.

Según los hechos presentados por la Fiscalía, en algún momento durante el primer semestre de 2012, J. C. S. M., "con la intención de obtener un lucro injusto", convenció a su expareja y a quienes fueran sus cuñadas de entregarle una cantidad de dinero para invertirlo en la compra de un inmueble en subasta judicial que, posteriormente, vendería por un precio mayor para conseguir un beneficio que repartiría luego entre las hermanas. "Para ello, presumió de ser un experto en el negocio inmobiliario", reza el escrito del Ministerio Fiscal. El hombre pujaría por una propiedad sita en la calle Salvador de la capital grancanaria, y llegó a recibir la cantidad de 18.000 euros por parte de una de las víctimas, 10.000 euros de su otra cuñada y de 25.000 euros a su expareja en un primer momento. A esta última, le pidió otros 20.000 euros más en una segunda ocasión.

Ninguna de las cantidades ha sido devuelta desde entonces, puesto que el condenado "no tuvo más intención que hacerse con esas cantidades de dinero e incorporarlas a su propio patrimonio, sin utilizar el dinero para realizar ninguna compra de vivienda o participar en puja alguna", reza el escrito de la Fiscalía.

El acusado, que tiene causas pendientes por similares delitos de estafa tanto en este partido judicial como en otros del país por las que será juzgado próximamente, ha aceptado la condena impuesta, si bien evitará entrar en prisión al solicitar su defensa que se suspendiera esta parte de la pena "para garantizar el pago de la responsabilidad civil" a las víctimas. Según lo presentado ante la sala, se reintegrará la cantidad a razón de 2.000 euros mensuales hasta completar lo adeudado. Así, el tribunal ha entendido "serio y firme" su compromiso para hacerse cargo de la responsabilidad civil, pero le ha recordado que, desde que deje de abonar alguna mensualidad, será encarcelado.

Compartir el artículo

stats