Piden 12 años de cárcel para un hombre por agredir sexualmente a una niña en un centro de menores de Gran Canaria

El acusado atrajo a la niña a su habitación aprovechando que se encontraba “totalmente sola”, dado que había acudido a la estancia que compartía con su madre a requerimiento de esta última, que le pidió que se acercara desde el patio exterior del centro, donde ambas se encontraban cocinando, a su cuarto a recoger algunos efectos

Imagen de archivo

Imagen de archivo

La Fiscalía ha pedido una condena de 12 años de prisión para un usuario de un centro de acogida de inmigrantes en Gran Canaria, acusado de agredir sexualmente a una niña de cuatro años en el mismo centro. Según el escrito de acusación, el acusado atrajo a la niña a su habitación aprovechando que estaba sola, mientras su madre estaba en otro lugar del centro. Los hechos supuestamente ocurrieron entre finales de diciembre de 2021 y enero de 2022, y el acusado será juzgado el próximo 12 de julio en la Audiencia de Las Palmas.

El delito que se le imputa al acusado es de abuso sexual con acceso carnal a menor de 16 años, y de acuerdo con el Código Penal vigente en la fecha de los hechos, con una pena máxima de 15 años de prisión. El Ministerio Fiscal también ha pedido que se prohíba al acusado acercarse a la menor y comunicarse con ella por un período de tiempo superior en cinco años a la duración de la pena de prisión impuesta.

Además, el fiscal ha solicitado que se le impongan medidas de libertad vigilada, inhabilitación especial para el ejercicio de los derechos de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento, así como para cualquier empleo o cargo público, y cualquier profesión u oficio que conlleve contacto regular y directo con menores de edad. En caso de condena, el fiscal ha solicitado que se proceda a la expulsión del acusado del territorio nacional, dado que es un extranjero, aunque pide que al menos dos terceras partes de la condena sean cumplidas en España.

Por último, el fiscal ha pedido que el acusado indemnice a la menor con una cantidad de 140.000 euros. En definitiva, los hechos son de una gravedad extrema, dado que se trata de una agresión sexual a una niña de cuatro años, lo que supone una violación de los derechos fundamentales y una gran vulneración de la dignidad de la menor y su integridad física y psicológica. La sociedad y las autoridades deben tomar medidas para proteger a los menores de estas situaciones y garantizar que se haga justicia en casos como este.