El acusado de matar a su ex no la asesinó bajo los efectos de las drogas

La agresión mortal tuvo lugar el 29 de julio de 2022, cuando el acusado supuestamente asestó doce cuchilladas a la joven por sospechar que mantenía una relación con otro hombre después de haber roto semanas antes

El acusado de matar a su ex no la asesinó bajo los efectos de las drogas

Televisión Canaria

La Provincia

La Provincia

La tercera sesión del juicio contra el hombre acusado de asesinar a su expareja en Santa Cruz de Tenerife ha aportado revelaciones cruciales. Cuatro psicólogas, actuando como peritos, han descartado este jueves que el acusado sufriera amnesia durante el crimen o que estuviera bajo los efectos de las drogas. La agresión mortal ocurrió el 29 de julio de 2022, en un edificio cercano a la calle Ramón y Cajal, donde el acusado presuntamente apuñaló a la joven doce veces, sospechando que ella mantenía una relación con otro hombre tras su ruptura semanas antes.

La defensa del acusado admite su culpabilidad, pero ha intentado mitigar la pena alegando que su cliente no recuerda lo sucedido y presentando el atenuante de ser un consumidor crónico de cocaína. Sin embargo, las psicólogas han refutado estas afirmaciones, explicando que la amnesia selectiva no es compatible con el uso de este tipo de estupefacientes. Señalaron que el acusado demostró comportamientos meticulosos y calculados al planear y ejecutar el crimen, como seguir a la víctima desde su trabajo hasta el lugar del asesinato.

"Sabía lo que hacía y podía diferenciar entre lo que estaba bien o mal", indicaron las expertas en el juicio. Además, describieron al acusado como una persona agresiva, tanto verbal como físicamente, que intentó manipular las pruebas para su beneficio.

Tercera jornada del juicio por asesinato en Tenerife

Tercera jornada del juicio por asesinato en Tenerife / La Provincia

Evidencias y testimonios durante el juicio

En el juicio se han presentado diversas evidencias, incluyendo notas manuscritas encontradas en el domicilio del acusado, en las que él expresaba amenazas hacia su expareja. En una de estas notas, escrita semanas después de la ruptura, el acusado advertía: "Si te veo con otro, seguro que los mato a los dos cien por cien. Va a ser una muerte rápida y sin torpezas".

Los forenses que testificaron en el juicio detallaron las lesiones en el cuerpo de la víctima, encontrando doce heridas de arma blanca, tres de ellas mortales. Las heridas en el costado izquierdo y el tórax fueron las más graves, causando una hemorragia significativa que resultó en un "shock irreversible". Además, se encontraron señales de que la víctima había intentado defenderse, con heridas en las manos y evidencias de golpes en la cara y el cuerpo.

Visionado de la grabación y detención del acusado

Uno de los momentos más impactantes del juicio fue la reproducción de la grabación del asesinato, captada por dos cámaras de seguridad dentro del edificio. El jurado también vio imágenes de la detención del acusado en su casa, donde la policía tuvo que forzar la puerta de la azotea para encontrarlo en posición fetal, repitiendo: "¿Qué he hecho?".

La grabación también mostraba a los padres del acusado, visiblemente angustiados y tratando de hablar con él antes de su detención. La madre del acusado, en un momento de la grabación, le decía a su esposo: "Le ha hecho algo a Albi", refiriéndose a la víctima.

En sus conclusiones, tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares han mantenido su solicitud de 25 años de cárcel para el acusado, así como el pago de 300.000 euros en concepto de indemnización. También han insistido en la imposición de los agravantes de género y parentesco. Por su parte, la defensa ha solicitado una reducción de la pena a 22 años y 6 meses, argumentando el atenuante de drogadicción.