Condenado a un año de cárcel y 14.600 euros de multa por tocar a dos mujeres en una discoteca de Canarias

El acusado había presentado un recurso alegando la “irracionalidad” de la sentencia y la inexistencia de pruebas

Condenado a un año de cárcel y 14.600 euros de multa por tocar a dos mujeres en una discoteca de Canarias

Condenado a un año de cárcel y 14.600 euros de multa por tocar a dos mujeres en una discoteca de Canarias

La Provincia

La Provincia

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha desestimado el recurso presentado por un hombre condenado por la Audiencia Provincial de Tenerife a un año y tres meses de prisión, además de una multa de 14.600 euros, por abusar sexualmente de dos mujeres, una de ellas menor de edad, en una discoteca de Adeje, Tenerife.

Los hechos ocurrieron en agosto de 2022, entre las 3:30 y las 4:30 de la madrugada, cuando el condenado, un hombre de 43 años y de nacionalidad italiana, sin el consentimiento de las denunciantes, metió la mano por debajo del traje de una mujer en al menos tres ocasiones y llegó a introducirle el dedo en la vagina a otra. La sentencia impone al acusado el pago de 1.000 euros a cada una de las víctimas en concepto de indemnización, además de la multa mencionada.

Recurso desestimado por el TSJC

El condenado había presentado un recurso alegando la “irracionalidad” de la sentencia y la inexistencia de pruebas. Sin embargo, el TSJC ha desestimado estos argumentos, subrayando que durante el juicio las declaraciones de las víctimas fueron exhaustivas y consistentes. Tres mujeres intervinieron en la vista: las dos denunciantes y una amiga con la que habían salido aquella noche. Las tres confirmaron que habían consumido alcohol de manera moderada y no estaban embriagadas, corroborando así el testimonio de un agente de policía presente en el lugar.

El policía describió a las mujeres como “jóvenes, cabales y razonables”, aunque una de ellas estaba visiblemente afectada por lo ocurrido. El tribunal no aceptó las excusas del acusado sobre la supuesta confusión del agente debido al paso del tiempo o sobre la iluminación de la discoteca que podría haber provocado errores en la identificación. Durante el juicio, las tres mujeres reconocieron al acusado sin ninguna duda.

El acusado también argumentó que la menor, pese a haber sido objeto de tres ataques, no reaccionó de manera inmediata. No obstante, la justificación proporcionada por la defensa fue que la víctima estaba en estado de shock, una explicación que el tribunal consideró plausible y apoyada por el hecho de que fue la amiga quien alertó al personal de seguridad.

La Audiencia Provincial de Tenerife había acordado la suspensión de la pena de prisión durante tres años y medio, con la condición de que el acusado no se acerque ni comunique con las víctimas, participe en un programa de educación sexual y realice 60 jornadas de trabajos comunitarios. En su momento, la Fiscalía había solicitado cinco años y medio de cárcel y el pago de 7.500 euros, por considerar al acusado responsable de dos delitos de abuso sexual.