Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Formador en el Servicio de Apoyo a la Creación de Empresas

Javier Hernández: "Telde es muy interesante para emprender por su suelo industrial"

"Sabiendo a quién va dirigido nuestro servicio, el proyecto tendrá más viabilidad y escalabilidad", manifiesta el experto

Javier Hernández Santana. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Qué tesis defiende en su ponencia?

La ponencia tiene el formato de un taller porque se trata de algo muy participativo. Estaré auxiliado por otro ponente, Carlos Hernández, y vamos dando lo que llamamos píldoras. Se trata de introducciones y conceptos muy nítidos y muy prácticos para que, de los ocho grupos que vamos a formar, cada miembro exponga su idea y se forme un debate en torno a ella en el mismo grupo. Al final el grupo se queda con una sola idea, que es la que va a desarrollar las herramientas de emprendeduría a lo largo de toda la jornada. Haremos como los buenos magos, pues utilizaremos la carta que elijan ellos, con sus propias ideas; creemos que la motivación, al partir la idea del propio grupo, es mayor y las dinámicas son más participativas y más activas.

¿Cuáles son las claves a la hora de asesorar a un emprendedor o a un empresario?

Hay tres elementos que tienen que conjugarse. El eje central es el propio perfil del emprendedor, porque pensamos que cualquier persona puede emprender; simplemente tiene que hacerse un modelo de negocio a medida. Hay que autoevaluarse para conocer las fortalezas y debilidades propias, para poder corregir estas últimas. Pero, para ser emprendedor, evidentemente, hay que tener una idea. Con la suma del perfil y de idea constituimos un modelo de negocio, que se basa en cómo llevar a cabo esa idea y a partir de ahí estimamos a través de las herramientas de canvas de Alexander Osterwalder, que son las técnicas que se usan en Estados Unidos, y lo acompañamos en el análisis de su viabilidad económica, que es el último eslabón; para nosotros los números son lo último porque se trata de un lenguaje que interpreta todo el modelo de negocio que se ha trabajado previamente. Pensamos que, cuanto más cerca esté la idea del perfil, más posibilidades de viabilidad económica puede tener.

Entonces, en principio, una persona no necesita una serie de cualidades o habilidades para emprender.

Es lo que opinamos. Lo que sí tiene que hacer es autoevaluarse y corregir las debilidades a través de las herramientas adecuadas. Evidentemente, accedería a un mercado que permita utilizar sus fortalezas.

¿Cuáles suelen ser los obstáculos que aparecen cuando se pone en marcha un proyecto?

Los miedos y los tópicos anteriores a ponerlo en marcha. Entre las dificultades no se puede ocultar que la financiación puede ser una. Nosotros, a priori, no estimamos ninguna dificultad; hasta que no tenemos el modelo de negocio no buscamos una solución, que puede ser un socio o distintas fuentes de financiación. La regulación y el posicionamiento de las administraciones públicas tampoco ayudan a veces; no hablamos de saltarnos las normas, ni mucho menos, pero sí que deben ayudar. La financiación es un impedimento en cierta medida; lo que provoca es que tengamos que hacer las cosas poco a poco, por fases.

¿Cuáles son los consejos que brinda a un emprendedor?

La clave está en el perfil. La fórmula del agua es H2O; la de emprender es H2A: honestidad, humildad y actitud. Lo primero es tener la honestidad y la humildad de evaluarse uno mismo como elemento dentro del negocio, analizando si es negativo, si es positivo, qué aporta... Que todo lo que se haga sea mirando al cliente, sabiendo cuál es el público objetivo, que es al que hay que enamorar; todo lo que hagamos hay que hacerlo pensando en ellos: diseño del producto, cómo lo comunicamos, dónde lo hacemos, cuándo lo hacemos, a qué precio... Si no estaríamos haciendo algo a ciegas. Cuanto más claro tienes a quién va dirigido tu servicio, las posibilidades de que todo lo que se diseñe en torno a eso tenga mucha más viabilidad y mucha más escalabilidad. Si tenemos claro esto, las herramientas funcionan de manera automática y muy estructurada. Aunque parezca algo de sentido común, es todo un trabajo con el emprendedor, porque hay algunos que vienen a defender su idea hasta el final; lo que les proponemos es que al menos escuchen. Lo mismo hasta refuerzan su idea; o no, pues también pueden modificarla o adaptarla. No pretendemos que cambien su forma de pensar, pero les aconsejamos que piensen en quién es su público objetivo.

¿Se emprende poco en Gran Canaria?

No tenemos realmente una sociedad emprendedora, aunque cada vez hay más personas que quieren emprender. He notado el incremento de participación en este tipo de programas. Al no estar incorporado en la formación de las personas, no saben por dónde empezar; por eso creo que estas iniciativas son básicas para todos los que quieran acercarse a este mundo. La participación se ha triplicado desde finales del siglo pasado, y en 2009 hubo un punto de inflexión con respecto al volumen y a los perfiles. Lo cierto es que la crisis ha motivado que la gente se anime a emprender; muchos porque se han encontrado un escenario en el que no ha quedado otra salida más que emprender. Tampoco me gusta el concepto de moda en este sentido, o sea, no hay que emprender porque esté de moda; estamos hablando de algo serio. Lo natural, en mi opinión, es que una persona decida emprender, para hacer las cosas a su manera.

¿Los perfiles han cambiado?

Sí. Antes venían muchos universitarios que querían emprender. Ahora está viniendo gente de 50 ó 60 años que se queda sin trabajo después de estar 30 trabajando en un sitio. Suele ser gente que sabe mucho de lo que va a hacer, por la experiencia laboral que ya posee.

¿Diría que en Telde se emprende bastante?

Telde es una ciudad muy interesante para emprender, por su geografía, entre otras cosas. Telde, al menos en el año 2008, era la ciudad con más metros cuadrados de suelo industrial de la Isla. En general, yo creo que es un espacio que puede favorecer el emprendimiento, y además hay masa de población. El problema es que muy poca gente emprende.

¿Por qué?

Entre otras cosas, porque nadie es profeta en su tierra. Hay mucho teldense emprendiendo fuera del municipio. Yo mismo, por ejemplo, es la primera vez que voy a trabajar con el Ayuntamiento de Telde en este campo, y llevo 17 años trabajando a nivel nacional e internacional en emprendeduría.

¿Qué recomendaría a una persona que quisiera emprender en el municipio?

Una vez y conozca el perfil de esa persona, haríamos un análisis sectorial vinculado a ese perfil: un cocinero, alguien vinculado a las nuevas tecnologías, a las energías... Telde tiene un poco de todo, y tiene algo que puede ser tanto positivo como positivo, que es el hecho de que hay muchas cosas por hacer y por desarrollar. Hay cosas de bandera como Taliarte, y no le damos nada de importancia. Además, el ocio en Telde aún tiene un recorrido, porque hay una población de una determinada edad que no quiere desplazarse; en el aspecto comercial, faltan comercios que no compitan con los centros comerciales, sino que identifiquen al municipio; y en el sector turístico prácticamente no tenemos alojamientos. Pero estamos al lado del aeropuerto, tenemos costa, tenemos campo, estamos comunicados con casi todos los municipios... Yo creo que la planificación estratégica de Telde ha dejado mucho que desear en el sentido de que no se ha sacado sus potencialidades. Hay ámbitos que necesitan el apoyo público, pero no por lo económico, sino para que faciliten la emprendeduría.

¿Tiene algún emprendedor como modelo o referente?

La verdad es que no, porque sería algo contradictorio a lo que defiendo. Yo me baso perfiles; si el emprendedor saca lo mejor de su fortaleza y reconduce sus debilidades, ya es un buen ejemplo de emprendedor.

Compartir el artículo

stats