Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Portavoz de Jinámar en marcha

Miguel Cabrera: "Las instituciones tienen medios pero en Jinámar no hacen nada"

"Como dice el refrán, entre todos la mataron y ella sola se murió; esa es la situación que está viviendo el barrio", asegura el dirigente vecinal

Miguel Cabrera, portavoz del colectivo Jinámar en Marcha, ayer. ANDRÉS CRUZ

¿Cuál considera que es el principal problema que tiene Jinámar actualmente?

Son muchos problemas principales los que tiene Jinámar. Pero creo que uno de los que puede empezar a dar soluciones si se le pone remedio es el la dichosa guardería. Es esencial, y es quizás el problema más perentorio que hay en estos momentos, porque si estuviera supondría que los que tienen trabajo puedan salir a trabajar y los que no tienen puedan salir a buscarlo. Además, es la primera de las formaciones que tienen los niños, y es muy importante para que, cuando lleguen al colegio, no haya tanto fracaso, porque llegan con ciertos conceptos bien trabajados.

Pero no es el único.

Es importantísimo tener también un centro de salud acorde a las necesidades; se necesita otro centro de salud con sus dotaciones. Dos cosas básicas asociadas al centro de salud son la radiología y una ambulancia permanentemente en la zona, porque por la entidad poblacional es indispensable. También tiene que haber ayudas sociales para aquellas personas a las que les cortan el agua y la luz, y a los que les falta la comida. Y luego está el tema de la reposición de las farolas, porque de vez en cuando se caen algunas; y para reponer las farolas hay que arreglar el asfaltado y las aceras, porque va a producir accidentes.

¿Y socialmente está también abandonado?

No lo digo yo solo, lo dice también la alcaldesa, que habla de 30 años de abandono de Jinámar. Ahora hace 30 años de la culminación de la lucha social, cuando tuvo lugar aquella marcha gracias a la cual se consiguieron muchas cosas en el barrio; entre otras cosas se hicieron muchos colegios, de los cuales hay muchos cerrados. Tienen las infraestructuras, pero están dejando que se echen a perder. Igual que el polideportivo, que está cerrado y debería estar abierto.

¿Qué opina de las palabras de la alcaldesa al respecto?

Como dice el refrán, entre todos la mataron y ella sola se murió; esa es la situación que está viviendo Jinámar. Entre todos nos quieren matar, pero vamos a morir nosotros solos. La alcaldesa dice que tiene un millón de euros pero que no lo mueven porque los otros no se mueven. O sea, otros tienen infraestructuras y ellos tienen el dinero, pero no lo hacen porque no se ponen de acuerdo. Estamos hablando de cuestiones básicas y necesarias pero no hacen nada. Eso me suena a mí a pitorreo; se están riendo del pueblo.

¿A qué cree que es debido este abandono que sufre el barrio?

Porque a la administración no le importa. Ellos viven tranquilos y les da igual; el objetivo que tienen ahora es el de hacer toda clase de recortes. El problema que tenemos es que somos de un solo estrato social; prácticamente todos somos de la misma condición y clase y por eso nos abandonaron. Es lo que se da en las situaciones de polígono que tienen; es donde retiran a todas esas personas que ellos entienden que les pueden molestar, y es la gente que va a ir al paro, la gente que va a sufrir miserias... Y, por si acaso, se cargaron el artículo 135 de la Constitución. Este modelo de estado sirve a este modelo económico de la forma que lo hace. El Gobierno está para servir a los ricos, que son quienes disponen de la economía, y los que no manejamos el dinero, que somos los trabajadores, vamos a vivir a polígonos, sufrimos el paro, sufrimos recortes sociales y llegamos a padecer incluso el más absoluto de los abandonos en todos los sentidos.

En el caso de Jinámar es determinante su condición de polígono, entonces.

Sí. Es una cuestión más clasista que otra cosa. Con otros barrios, a lo mejor, no lo harían. Pero este, como es de clase obrera, es donde más duro dan, porque ellos saben quién es el enemigo y a quién quieren machacar bien machacadito.

¿Entiende que la manifestación que llevaron a cabo el domingo logró los objetivos que se pretendían?

Hay gente que nos ha dicho que la pena es que solo fueran unas 50 personas, pero es que Jinámar tiene una población de 17.000 habitantes. Si extrapolamos esto a una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria, de más de 300.000 habitantes... ¿A cuánto equivaldría? Muchas veces no valen solamente los valores absolutos, sino que hay que ver los relativos. Aparte de eso, las condiciones del clima tampoco acompañaron y mucha gente seguramente no fue por eso.

¿Cómo surge el colectivo?

Nace de la idea de la asociación cultural La Tirijala, hace cosa de un año. Nosotros nos reunimos y vimos, por ejemplo, que se cumplían 30 años de la gran marcha que hubo en el barrio. A medida que hablábamos nos íbamos dando cuenta de las carencias del barrio. Este movimiento nace para triunfar y poner al pueblo en marcha, porque es el pueblo el que va a hacer que las instituciones cambien la dirección en la que están actuando.

¿Cree que continúa existiendo el mismo compromiso reivindicativo en el barrio?

A mí eso no me preocupa, porque eso muchas veces tiene que ver con la subjetividad de la gente, y nunca sabes cuál es el momento en el que cambia. En el colectivo lo que nos queda es el compromiso de trabajo y de seguir convocando a la gente para hacerles ver que esto tiene solución a través de la lucha de todo el pueblo.

Compartir el artículo

stats