Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bankia devolverá 120.000 euros a una pareja a la que vendió preferentes

Un matrimonio de jubilados del municipio gana el pleito a la entidad financiera

Las sentencias judiciales en contra de la venta de participaciones preferentes de manera poco clara continúan cayendo en cascada. En esta ocasión, ha sido un matrimonio de jubilados de Telde el que le ha ganado el pleito a Bankia, la entidad financiera que en el año 2004 le colocó este producto financiero.

Según explicó ayer a este rorativo el letrado Octavio Suárez, representante legal de Ausbanc, la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios a la que recurrieron los damnificados, estos confiaron 120.000 euros de sus ahorros a Bankia, en cuyo departamento comercial se les ofreció la adquisición de dichas participaciones prometiéndoles pingües beneficios, pero sin detallarles en ningún momento que no tendrían derecho a solicitar la devolución de los importes depositados si así lo creyesen oportuno.

En una segunda operación, el banco procedió a cambiar las participaciones preferentes por acciones de Bankia, en medio de una profunda crisis económica interna que hizo que estas perdiesen su valor de manera vertiginosa.

Antecedentes

Así las cosas, el matrimonio optó por reclamar la devolución del dinero desembolsado inicialmente, y los tribunales teldenses, como ya ha ocurrido con otros clientes en el resto de la isla, condenaron al banco a su reintegro después de que se declarase la nulidad del contrato de adquisiciones de participaciones preferentes.

La sentencia, notificada hace ahora ocho días por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Telde, estima íntegramente la demanda presentada por Ausbanc, pues anula la primera venta y también el posterior canje "La Juez a quo concluye que concurrió error por parte de los actores en ambos contratos, de manera que el consentimiento se encontraba viciado, resultando el mismo imputable a la entidad demandada", reseñan desde la delegación de Ausbanc en la capital grancanaria, a cuyo frente se sitúa Jerónimo Barrera. Y esta circunstancia se produce porque Bankia "no se preocupó de facilitar a sus clientes la información necesaria para que éstos pudieran comprender y valorar los riesgos que asumían", subrayan desde esta organización.

Pero es que el fallo implica no ya sólo la obligación de la entidad de restituir los 120.000euros inicialmente entregados, sino que también tendrá que hacer frente a los intereses legales producidos desde la fecha del cargo en cuenta.

Las primeras estimaciones cifran finalmente en unos 160.000 euros la cantidad que finalmente podría percibir el matrimonio de jubilados afectados por el caso, que recurrió a Ausbanc en 2012.

Por último, la juez titular de Instancia 4 de la ciudad de los faycanes ha acordado condenar en costas a la entidad demandada.

Compartir el artículo

stats