Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una ermita sin sacerdote

La veneración de la imagen de la Virgen de Candelaria en su cueva se remonta al siglo XIX

Una de las curiosidades de la actual parroquia de Tara es que durante años no tuvo sacerdote para oficiar misas porque era una ermita privada. Su propietario, el matrimonio Matías Vega y Clara Rosa Sintes, traían curas de otros municipios ante la negativa del entonces párroco de San Juan, Teodoro Rodríguez, de oficiar misa en una ermita privada. Los vecinos, con María Reyes Ramírez al frente, lograron que primero un padre franciscano, don Andrés, y luego el propio don Teodoro, dieran misa miércoles y domingo tras insistir ante el Obispado de la demanda vecinal de su derecho a oír misa. Todo se solucionó y la parroquia se fundó posteriormente en 1992.

Compartir el artículo

stats